Recopilación de enlaces sobre bibliotecas y TICs


Hoy voy a hacer un pequeño resumen de algunos de los espacios dedicados a bibliotecas, lectura y TICs en enseñanza. Se trata de poner al alcance del mayor número posible de compañeros estos espacios que creo son una referencia y un lugar en el que encontrar gran cantidad de materiales útiles para nuestra práctica docente diaria y para la gestión de bibliotecas. Para acceder a ellos basta con pinchar sobre los enlaces o sobre las imágenes que aparecen.

– “El laboratorio de la lectura” creado por la fundación Germán Sánchez Ruipérez, un verdadero referente en todo lo relativo a la lectura y a las bibliotecas:

Bibliotecas escolares argentinas. Para mí es la referencia fundamental en la que encontrar  prácticamente toda la información que aparece en la red sobre bibliotecas escolares y sobre recursos TIC. Sus entradas saturan mi correo (tengo dedicada una cuenta sólo a ellos) pero reviso todo lo que publican porque siempre se encuentra algún enlace interesante o algún blog nuevo que revisar. Merece la pena seguirlo si queremos estar al día.

Sus entradas las genera mediante Scoop.it

 

Biblioabrazo. Sobre bibliotecas escolares y literatura infantil. El trabajo de Ana Nebreda es una verdadera delicia, llena de contenidos interesantes. Su blog es una verdadera guía de lectura y además ofrece otro espacio web para contenidos relacionados con el tema de las bibliotecas escolares: El biblioabrazo.

 

Biblio t educa. Espacio sobre bibliotecas escolares y lectura.

Biblioeteca: de todo un poco referido a la lectura. Una buena guía de lecturas muy cuidada en la presentación.

Bienvenidos a la fiesta. Una estupenda guía de lecturas.

Dinamiza la lectura.

Conspiración de lectores. Un blog personal en el que podemos encontrar muchas referencias a lecturas.

Leer en pantalla. Espacio dedicado a la lectura en formato digital. Está al tanto de las novedades que van apareciendo en este campo.

Había una vez. Revista de libros y de literatura infantil y juvenil.

@Bareque. Revista sobre bibliotecas escolares de Asturias.

La voz del bibliotecario. Muchos contenidos sobre bibliotecas escolares.

– Bibliotecas 2029. Interesante espacio de reflexión sobre las bibliotecas escolares y su futuro.

Biblioteques escolars. También en formato Scoop.it una recopilación de contenidos sobre bibliotecas escolares.

Recursos TICs para bibliotecas escolares.

Sobre educación y recursos TICs ahí van algunos enlaces que creo que os pueden interesar.

Educación y TICs.

Totemguard.

En la nube TIC.

Prácticas innovadoras con TIC en el ámbito educativo.

– Uso del Ipad en la enseñanza. Blog de Nacho Vilas

Competencia informacional en el aula.

 

 

Tiscar Lara. Espacio con contenidos sobre educación.

El blog de TotemGuard


Os presento un blog que me parece muy interesante para los profesores que estamos interesados en los recursos TIC. TotemGuard es una empresa dedicada a la aplicación de recursos TIC en el aula y lleva un blog con gran cantidad de contenidos y guías de todo tipo para el uso de diferentes herramientas y de dispositivos a los que podemos sacar un gran rendimiento en el aula.

Para acceder pincha aquí o sobre la imagen.

 

El papel de la administración en el desarrollo de las bibliotecas escolares


Surge este post después de la lectura de la entrada del Plan de lectura y bibliotecas escolares en red de Albacete, sobre la situación de presente y futuro en esa comunidad.

Mi contacto con bastantes bibliotecas escolares de Murcia y de Andalucía (sobre todo Almería) me lleva a considerar que la situación que se describe para Castilla-La Mancha no es muy diferente de la del resto de España. Dos son los problemas que, a mi modo de ver, nos mantienen en esa situación y sobre los que escribo aquí.

Somos conscientes de la importancia de las bibliotecas escolares y el papel que deben jugar en la dinamización en la escuela para crear un nuevo modo de enseñar. Son muchos los autores que hablan de esa evolución desde la biblioteca tradicional como centro de lectura y depósito de información hasta la nueva biblioteca 2.0 integrada en el proceso de enseñanza-aprendizaje como verdadero centro intregrado de recursos (BECREA). Ese concepto educativo es el que da verdadero valor al concepto de escolar en la biblioteca y lo que la diferencia del resto de bibliotecas públicas a disposición de todos.

Si lo tenemos tan claro y sabemos de la mejora que supondría en nuestros centros educativos una biblioteca escolar así ¿Por qué nuestras bibliotecas escolares siguen sin alcanzar esa evolución?

Para mí el problema se centra en el papel que juega en todo esto la administración pública, tanto el estado como las comunidades autónomas. Sin un estado capaz de realizar un plan general de bibliotecas con las que coordinar el trabajo de todas las comunidades autónomas y en el que se aprovechen los avances parciales que se producen en unas comunidades para extenderlo a las demás, no lograremos que las bibliotecas escolares acaben siendo lo que deberían. Mientras en España las competencias educativas sigan dependiendo exclusivamente de las CCAA cada una seguirá dando palos de ciego repitiendo errores. Esto no quiere decir que no sea positiva la descentralización de la gestión educativa, lo que impide su eficiencia es el que no exista un estado capaz de establecer unos mínimos comunes en planes que afectan a todos los ciudadanos, independientemente del territorio en el que vivan y que garanticen unos mismos derechos y servicios para todos.

Sólo un país con un concepto de estado capaz de establecer unos mínimos comunes para todos será capaz de generar un plan de desarrollo de las bibliotecas escolares que les permita llegar a ser lo que aquello que nuestros centros educativos necesitan. En España seguimos pensando que son los territorios los que tienen derechos en lugar de los ciudadanos. Y esto sería extensible hasta hacerlo desde una política europea.

Pero aunque este problema lo solucionáramos aún nos quedaría por resolver el más importante. Por mucho que tengamos una administración capaz de coordinar un plan nacional de bibliotecas, sin una inversión en recursos materiales y humanos verdaderamente importante y eficiente no lograremos nada.

Invertir en educación es invertir en futuro, mucho más en momentos de crisis como el actual. De todas las inversiones la más rentable, sin duda alguna, es aquella que permita hacer las bibliotecas escolares auténticas gestoras de los recursos educativos de un centro escolar.

Un plan de bibliotecas escolares deberá dotar a los equipos de bibliotecas de presupuesto para actualizar sus fondos y modernizar sus medios digitales (ordenadores, wifi, soportes de libros digitales, etc), pero deberá, sobre todo, disponer de equipos de profesores capaces de dinamizar la biblioteca, generar recursos educativos y fomentar la lectura. Para conseguir que el profesorado aproveche al máximo las potencialidades de nuestras bibliotecas es imprescindible invertir en formación. No podemos seguir pidiendo a los docentes que den sus clases, corrijan sus exámenes, preparen sus materiales y, a la vez, dedique parte de su tiempo y su dinero en auto-formarse sin ningún tipo de incentivo ni económico ni profesional.

No podemos pretender que las bibliotecas escolares avancen sin profesores que tengan suficiente horario lectivo para dedicar a la organización de la biblioteca, a la creación de recursos educativos y  atención al resto de la comunidad educativa. Las bibliotecas escolares necesitan equipos docentes con dedicación plena a su labor para que ofrezcan recursos al resto de la comunidad educativa.

Hasta ahora el desarrollo de las bibliotecas escolares se ha producido gracias a un puñado de profesionales que hemos dedicado un enorme esfuerzo extra a formarnos, convencernos y convencer a nuestros compañeros de la necesidad de este cambio. Es ya la hora de que sea la administración la que tome el relevo creando planes de formación y generando recursos que extiendan a todo el profesorado la labor del nuevo profesor.

Los profesores nos enfrentamos al reto de educar ciudadanos que utilizan la tecnología de modo natural. Tenemos que ser capaces de motivarlos en un entorno educativo muy poco atractivo a priori para ellos y todo eso desde la diversidad. El papel dinamizador y orientador del docente ante este nuevo alumno sólo será posible si contamos con recursos educativos y medios. En este punto es en el que las bibliotecas escolares pueden ofrecer una gran ayuda. Los que apuesten por este modelo educativo acabarán triunfando, los que pierdan este carro están abocados al fracaso.

Nuestro gran reto es el de enseñarles para que puedan solucionar problemas que todavía no se han creado. Tenemos que hacerlos capaces de modelar su propio proceso de aprendizaje y mejorar su capacidad de organizar y utilizar una información muy variada en contenidos y en fuentes.

Curso de aplicaciones didácticas de la web 2.0


=s propongo una inmersión de lleno el el mundo de las aplicaciones didácticas de la web 2.0. Se trata de el trabajo de José Sánchez Rodríguez (josesanchez@uma.es), Julio Ruiz Palmero (julioruiz@uma.es) y Rafael Palomo López (rafaelpalomolopez@gmail.com).

Podéis acceder a todo el material desde la siguiente dirección:

(pincha aquí o sobre la imagen)

A lo largo de los diferentes documentos se nos presentan instrumentos muy diversos y sus aplicaciones didácticas incluyendo enlaces que nos pueden servir de ejemplo sobre cómo se usan de forma práctica los recursos presentados.

Animo a sumergirse en estos documentos a todos aquellos profesores que sienten la inquietud de dar un giro a su forma de trabajar en el aula y quieren usar las grandes posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías pero no saben muy por dónde empezar y cómo organizarse.

Las wikis, los blogs educativos, las WebQuest y muchos otros recursos son explicados de forma muy sencilla y visual junto al modo en que se pueden usar con los alumnos.

Capítulo 1: Navegar por internet

Capítulo 2: Uso educativo de los blog. Crear un blog

Capítulo 3: Primeros pasos. Incluir textos e imágenes en el blog

Capítulo 4: Incluir vídeos, presentaciones, archivos diversos…

Capítulo 5: Configuración de un blog. Añadir actividades interactivas

Capítulo 6: Compratir documentos en línea

Capítulo 7: Escritorios virtuales personalizados

Capítulo 8: Los marcadores sociales

Capítulo 9: Uso educativo de los wiki. Crear un wiki

También merece la pena revisar otros documentos que están colgados en el espacio sobre manejo de programas como gimp y otras muchas cosas interesantes.

Muy recomendable. Damos las gracias a los autores por compartir su trabajo con todos nosotros.

Usar Tumblr


Os presento hoy un sencillo y práctico tutorial sobre Tumblr, una herramienta a la que se le puede sacar mucho partido en nuestras bibliotecas. Echadle un vistazo porque creo que merece la pena.

Estupendo el trabajo de @curiosa

Analfabetos informacionales versus nativos digitales


Así definen algunos la situación actual en la enseñanza: unos profesores completamente ajenos al mundo de las nuevas tecnologías intentan enseñar cosas del siglo XIX a alumnos que han nacido en la era digital del XXI y manejan sus herramientas de forma natural en todos los ámbitos de su vida.

Evidentemente esto no es más que una simple caricatura de la realidad y conviene hacer una verdadera matización de lo que significa si queremos hacer un análisis que nos permita sacar conclusiones positivas que repercutan en nuestro trabajo.

Es falso que los profesores vivamos como analfabetos digitales. Los docentes manejan de forma habitual correos electrónicos o herramientas como moodle, foros o buscan información en internet. Hace tiempo que los ordenadores personales forman parte de la vida del mundo docente y poco a poco han ido calando en nuestro trabajo.

Los docentes hemos entrado en todo el mundo de internet de una forma muy irregular puesto que las administraciones nunca se han preocupado por formarnos en esta faceta con auténtico interés. Siempre ha dependido esa formación de nosotros mismos teniendo que ocupar nuestro tiempo libre y dedicando nuestros recursos económicos para disponer de materiales adecuados y formación óptima para aplicarla en nuestras aulas.

Que seamos capaces de consultar nuestros datos bancarios, leer nuestro correo e incluso manejar nuestros smartphones con soltura nos ha supuesto un gran esfuerzo en horas y tiempo en el que siempre tenemos la sensación de ir a remolque: usamos algo cuando ya está casi pasado y nunca estamos a la “ultima” de lo que se lleva. Así algunos comienzan ahora a manejar twitter o facebook mientras ven pasar de lado whasapp y demás historias similares de mensajería instantánea.

El resultado es que solemos utilizar la tecnología en muchos casos sólo como sustituto de las cosas que hemos hecho siempre: si usamos pizarras digitales es para explicar del mismo modo que antes usábamos la tiza y el borrador. El correo electrónico sirve para sustituir al correo tradicional a la hora de enviar notas o faltas (y también se usa el sello “por si acaso”). Los cañones sustituyen a los carros con las televisiones para poner películas y documentales que ahora están en youtube en lugar de traernos el vídeo o el DVD.

Sin una clara política educativa que apueste por programas que generalicen el uso de las tecnologías en el aula y que supongan un cambio en la metodología será muy difícil que de verdad podamos aprovechar todo el potencial que estos recursos tienen. Tampoco puede la administración pretender que ese proceso de formación y de generación de recursos caiga sobre los hombros de los docentes aumentando el trabajo que ya tienen para controlar a alumnos cada vez menos disciplinados e inquietos que se interesan poco o nada por los contenidos que se les obliga a estudiar.

Una administración que apueste por ese cambio debería aprovechar las muchas experiencias que los profesores vienen realizando desde hace años primando su trabajo y ofreciendo canales de difusión que les permita llegar a todos los demás profesionales sin tener que estar buscando un tiempo del que no disponen entre corregir exámenes, poner amonestaciones o cubrir guardias por compañeros a los que no se les ha mandado un sustituto mientras están de baja.

Es cierto que suele haber congresos por toda la geografía con esta temática pero están enfocados más a gastar dinero público en autobombo de la administración y en primar a los cuatro “amigos” de siempre que a facilitar la asistencia a los docentes de pie de obra. De hecho no hay permisos ni para asistir a esas actividades que se suelen realizar en horario de mañana y a las que sólo se permite acudir si el director de centro firma que se “atenderán debidamente a los alumnos que se abandonan esa mañana”.

Un ejemplo fueron las PDAs que el gobierno regional murciano compró a un montón de docentes con la idea de que se pudieran pasar las faltas de modo instantáneo en clase. Esos carísimos aparatos que se compraron no tenían buena cobertura, cuando la tenían no funcionaba la wifi del centro y finalmente, para evitar errores, se continuaban llevando los partes de faltas en papel ya que algunos “no se manejaban bien” con eso de la tecnología. Para colmo eran instrumentos ya obsoletos puesto que cualquier teléfono tipo smartphone cumplía mejor las mismas funciones. Se nos pidió firmar un documento en el que nos responsabilizáramos de su conservación y así acabamos por devolverlos para que hoy pueblen algún armario del centro abandonados a su suerte sin ninguna utilidad. Mientras tanto los servidores de los centros están obsoletos lo que ralentiza la red y nos deja muchos días sin servicio de internet.

Tampoco es cierta la otra parte de la afirmación: los alumnos como nativos digitales. Es verdad que frente al miedo inicial de los adultos ellos manejan todos los aparatos electrónicos con naturalidad y sin miedo desde que nacen. Viven en un mundo en el que los mandos a distancia, los aparatos de música, los ordenadores, las tabletas o los teléfonos forman parte de su vida diaria. Pero su utilización habitual dista mucho de aprovechar todo el potencial que tienen en sus manos.

En varias ocasiones me ha pasado que al proponer a los alumnos realizar cualquier tipo de práctica de lectura de un texto se han manifestado incapaces de realizarla al no disponer de sistemas de grabación de voz. Se sorprendían cuando les decía que sólo tenían que grabar su voz en el teléfono que llevaban en el bolsillo y después conectarlo al ordenador con el cable usb para mandar el archivo por correo o por medio de moodle.

Los alumnos disponen  de teléfonos con tarifas de voz y datos que suelen usar para intercambiar mensajes intrascendentes incluso cuando están en el mismo grupo físicamente pero luego no saben usar calculadoras, diccionarios, traductores o simplemente buscar la información sobre cualquier dato que se les pide.

En las aulas disponen de ordenadores con conexión a internet durante algunas horas al día pero prefieren usar tuenti, leer sobre coches, fútbol, etc, en lugar de aprovechar el tiempo para hacer sus tareas con unos medios que muchas veces no disponen en sus propias casas.

Los padres se gastan una parte de sus presupuestos en comprarles teléfonos de última generación y las facturas que ello supone sin valorar que por una cantidad similar o incluso menor podrían proporcionarles a sus hijos de un aparato con el que poder cumplir esas funciones igual y además que le sirva para hacer sus tareas de clase.

En definitiva: vivimos en el mundo con más fácil acceso a la información pero eso no quiere decir que estemos formando a ciudadanos más informados o más críticos a la hora de saber seleccionar qué información les es útil, dónde pueden encontrarla y cómo deben manejarla.

Debe ser la administración la que diseñe planes de alfabetización digital de la comunidad educativa en los que primen el desarrollo de nuevas metodologías mucho más participativas entre alumnos en las que sea una base fundamental incidir en el aprender a aprender como modelo de construcción de un aprendizaje entre iguales, un aprendizaje en valores pautado por unos docentes que saben dónde se encuentran los recursos que los alumnos pueden usar para su propia formación y que les enseñan a manejar instrumentos de búsqueda y de manipulación de dicha información. Para lograrlo disponen de medios técnicos, de bibliotecas escolares preparadas y de docentes que conocen perfectamente el medio en el que se debe desenvolver este trabajo. Sin ese proyecto seguiremos formando desde el siglo XIX a ciudadanos del XXI por muchos medios de que dispongamos, por muy buena voluntad de los educadores o por mucha tecnología que manejen nuestros alumnos.