Iniciando mi trabajo con MacBook air


Por fin este fin de semana me ha llegado mi pedido desde China: ya tengo mi nuevo macbook y me he pasado estos días familiarizándome con aplicaciones y realizando las configuraciones imprescindibles. Este post lo escribo para compartir mis primeras impresiones (tanto las más positivas como las menos) con la idea de echar una mano a aquellos que se encuentran perdidos en el tránsito de windows a OS X.
Lo primero que me ha llamado la atención ha sido comparar cómo funcionan ambos sistemas operativos: me sorprende el parecido del sistema operativo de OS X con linux y las evidentes diferencias con windows. Para un usuario windows de tantos años te descolocan mucho cosas como que las opciones para minimizar o cerrar se encuentren a la izquierda de la ventana en lugar de la derecha. También me ha costado trabajo entender como funciona eso del finder frente a la exploración de archivos de windows. Pero lo cierto es que, una vez comprendido un poco todo este sistema, tampoco hay tantas diferencias más allá de lo puramente visual.
Nada más arrancar el cacharro he tenido bastante lío con eso de la configuración inicial del teclado (había configurado en teclado español en lugar de teclado español ISO) y ha sido una odisea hasta encontrar la @ en la tecla G. Por cierto que aún no he encontrado la tecla supr y sólo puedo borrar caracteres con la flecha atrás.
Una de las cosas que más me ha sorprendido ha sido la facilidad con la que he podido usar todos los periféricos: tenía la idea de que me darían muchos problemas eso de conectar un disco duro, un ratón o configurar una impresora pero lo cierto es que lo ha reconocido todo a la primera sin tener que hacer nada raro. También ha sido muy fácil configurar la red y comenzar a navegar. Lo único raro eso de que mi ratón funcione con la rueda al revés que en windows. Otra cosa complicada es la de tener que usar los discos externos en formato FAT en lugar de el NTFS de windows pero se soluciona con empezar formateando el disco en IOS y después lo lee sin problemas en windows (al menos eso es lo que creo que he hecho, aunque no estoy muy seguro). He instalado un programa en mi equipo windows de sobremesa y ya no me ha dado más problemas.
Otra de las sorpresas que me he llevado tiene que ver con el hecho de la comparación entre el ipad e iphone con el macbook. Al estar acostumbrado a las aplicaciones de los dispositivos mi idea era reproducir ese sistema en el portátil y me he puesto a buscar mis aplicaciones favoritas para instalarlas y así compartir mi trabajo en todos los dispositivos. La sorpresa ha sido que el macbook funciona más como un portátil tradicional que como un ipad y que más que aplicaciones lo podemos entender como programas. Tampoco ha sido sencillo eso de descargar programas e instalarlos para ponerlos en marcha aunque al final ya tengo mi chrome, mi twitter, mi evernote y alguna cosilla más.

La configuración de los correos sí ha funcionado muy bien en Mail y ya tengo todo sincronizado perfectamente.

Una vez instalados la red y los periféricos me he puesto con el tema de hacer visible mi equipo nuevo en la red windows: eso sí me ha dado muchos más quebraderos de cabeza porque y he tenido que buscar en la red tutoriales. El que más útil me ha resultado ha sido redeszone.
Una vez puedo leer todo en todas partes y ya sé encontrar mis archivos y guardarlos donde quiero (instalar dropbox ha sido un gran paso para lograrlo), me pasado a la tarea de leer mis archivos de texto. Yo trabajo con openoffice y pages no lee los archivos en formato odt así que me he puesto a descargarlo para poder escribir en ambos formatos. Para poder instalar y usar openoffice os aconsejo seguir los pasos marcados en este vídeo-tutorial.

 http://www.youtube.com/watch?v=GifpT6GRMTk

En resumen, estoy encantado de lo sencillo que ha sido el poder usar mis dispositivos conectados unos a otros independientemente del sistema operativo con el que trabajo. Está claro que OS X supone una verdadera mejora en la edición de textos, presentaciones, imagen o vídeo y creo que podré aprovechar muy bien todas esas aplicaciones para elaborar materiales para clase (alguna experiencia ya tengo del trabajo en mi ipad). Por lo demás agradezco el trabajo de mi macbook en la compatibilidad con todo lo que antes hacía en windows pero a muchas más velocidad y de un modo muy simple.

Veremos a ver cómo va respondiendo mi equipo a medida que le vaya exigiendo cosas más complejas, hasta ahora tiene un sobresaliente como calificación inicial.

Anuncios

Otras utilidades para un ipad


Somos ya muchos los que hemos caído en la tentación del uso de las nuevas tecnologías. Cada día nos resulta más imprescindible nuestro ipad para todo: leer, escuchar música, ver tele e incluso para trabajar.
El caso es que esta inmersión en el mundo tecnológico no siempre se realiza de un modo similar. A lo largo de estos últimos meses he visto a algunos de mis compañeros y amigos (además de algún que otro familiar muy cercano) usando los ipad “de otra forma”. Os comento algunos de estos otros usos.
Leer con el ipad. Es cierto que lo habitual es usar la aplicación ibooks para leer libros de todo tipo pero para los nostálgicos del papel os presento una nueva opción: usar el ipad como atril. Se trata de colocar el ipad en posición vertical y usarlo como punto de apoyo para un libro de los de papel. Para aquellos que quieran unir tecnología y tradición no hay mejor modo de compaginar la buena lectura de un libro y las nuevas tecnologías. Puedes incluso escuchar música ambiente guardada en tu propio dispositivo digital (también puedes usar el lector de cd convencional de siempre de casa para usos extremos).
Bloc de notas, calendario y contactos. El otro día me pregunta una compañera por cómo usar una aplicación determinada y al abrir su ipad lo encuentro lleno de post-it pegados a la pantalla. Al preguntarle por la utilidad me contestó con toda naturalidad: “para que no se me olviden las cosas”.
2013-12-18 10.04.22
Idoceo y gestión de cuaderno de notas del profesor. Veo a cierto familiar muy cercano la otra tarde pasando las notas a su aplicación idoceo con la calculadora en la otra mano. Al preguntarle sobre el uso de la calculadora me dijo que estaba haciendo las medias. Le dije que podía usar el editor de notas para seleccionar que los calcule automáticamente y me respondió asombrada “¿pero eso se puede hacer?. Minutos después descubría que a la hora de definir columnas podía incluir las notas como numéricas (lo hacía como texto) y así poder definir cálculos de medias sumas, etc. Como curiosidad le pregunté qué significaba el icono que usaba en muchos lugares y que era el dibujo de una casa a lo que me respondió “esto es para cuando no vienen a clase y se quedan en casa, así sé que tienen un cero en la actividad. ¿para qué te crees si no que está el icono disponible?. Después de varias horas tenía clasificadas las pestañas de actividades, los cálculos de medias y porcentajes y todo lo que hace idoceo de forma automática en lugar de escribirlo todo en la misma pestaña y luego revisarlo todo “a mano”.
Lo dicho: la tecnología no tiene por qué estar reñida con la tradición.
Un abrazo y feliz navidad a todos.

Cuando digitalizar se convierte en arma política


Leemos estos días que la consejería de educación de Murcia ha puesto en marcha un proyecto nuevo con la intención de digitalizar el proceso de enseñanza-aprendizaje. Vende en todos los medios de comunicación la excelencia de dicho proyecto basado en la aplicación de recursos TIC de última generación como demostración de que, a pesar de los recortes de inversión, se puede innovar en esto de dar clase.
la verdad
Se nos dice que los centros educativos ofertarán la posibilidad de enseñar por los métodos tradicionales o utilizando las últimas tecnologías en esto de tabletas, pizarras digitales y digitalización de materiales educativos. Se garantiza la continuidad del proyecto para los cuatro años de secundaria obligatoria y se dice que será una opción a elegir libremente por los padres de los alumnos.

Vende muy bien eso de innovar en educación en tiempos de crisis, queda estupendo que los medios de comunicación nos presenten a un consejero centrado en la modernización de la educación en lugar de presentarnos la imagen de quien aumenta horas lectivas a los docentes, recorta sueldos, aumenta la ratio en las aulas y, en definitiva, hace que nuestro sistema educativo sea peor hoy que hace unos años.

Para los que estamos convencidos de esto del uso de las TIC en el aula nos asaltan algunas dudas que nadie se molesta en contestarnos. Para empezar no se habla de cuánto dinero se va a invertir en este proyecto, cuándo se va a invertir ni cómo.

No se define el termino tableta, no sabemos si se usarán los ipad, las galaxy o tabletas de bajo coste, no se habla del sistema operativo a utilizar, ni de que junto a la tableta cada alumno deberá disponer de un ordenador con el que manejar los contenidos de la tableta. No se habla de las aplicaciones que se van a utilizar, ni quién los va a pagar. Ese gasto de material tecnológico por parte de las familias puede suponer, a priori, una discriminación para aquellas que no puedan hacer esta inversión tecnológica y, mucho más importante, mantener los equipos durante los cuatro años del proyecto y reponerlos si se deterioran o quedan obsoletos.

Se  habla de uso de nuevas tecnologías cuando las redes wifi de los centros son de una capacidad mínima y no están disponibles muchos días. Difícil será que una clase completa se pueda conectar con sus tabletas a internet sin que la red del centro se “caiga”. El profesor deberá organizar una sesión física para cuando la tecnología digital falle (día sí, día también).

Claro que quizás lo que se está proponiendo es una digitalización de los materiales, pero eso qué supone: ¿qué se van a pasar a pdf los libros de texto y punto? Parece que poca innovación tecnológica se puede realizar si lo único que tenemos es el mismo libro de texto pero en lugar de llevarlo en papel lo podemos meter en una tableta con un lector de pdf. También resulta difícil creer que las editoriales van a ofrecer fácilmente sus materiales en forma de auténticos hipertextos con los que los profesores puedan trabajar de verdad modificando tareas, contenidos, formatos, etc. Decir que digitalizar e innovar es hacer esto parece más bien algo de tomar el pelo que otra cosa. A no ser que lo que hagan sea vender los libros de texto por un par de euros menos pero sin papel: negocio redondo una vez más para las editoriales que volverán a cambiar cuatro cosas para decir que los materiales son nuevos.

Se habla del uso de las pizarras digitales, ese gran invento que debe haber supuesto un gran negocio para el que se dedica a venderlas (como lo supuso para el que vendió por toda la comunidad esas pdas tan caras no hace muchos años). Las clases se van llenando de esos caros aparatos pero muchas veces la utilidad real que suelen tener es la de usarlas como proyectores de películas o presentaciones en power point. Incluso para muchos sólo se trata de sustituir la tiza física por un rotulador especial que se borra con un trapo.

Y luego viene lo de la formación del profesorado. Para realizar una renovación tecnológica de verdad sería necesario ofrecer programas de formación completa a los docentes para que puedan usar recursos como las aulas virtuales, los blogs educativos, todo tipo de aplicaciones que están en el mercado, el uso de youtube, etc. Para llevar esa tecnología a las aulas sería necesario un verdadero plan de formación del profesorado muy alejado de la actual situación de absoluta precariedad en los Centros de formación de profesores, casi todos cerrados y ofreciendo sólo cursos on-line que salen más baratos que los presenciales.

Los profesores que trabajen con este sistema deberán realizar su propio proceso de reciclaje en su tiempo libre, leyendo tutoriales sobre manejo de herramientas diversas que les permitan crear sus propios materiales para uso en clase, esa sí sería una verdadera digitalización del trabajo docente y no pasar los libros a pdf. Por cierto ¿se les va a dar un ipad a cada profesor para realizar su trabajo junto a un ordenador para su uso profesional? es como el albañil que lleva su carretilla de casa, el obrero de la fábrica de coches que usa su destornillador particular, o el pintor que trabaja con su propio juego de brochas.

Se habla de innovación pero nadie le ha explicado al consejero lo que supone trabajar por competencias, lo que representa trabajar por proyectos de forma coordinada en los centros educativos. Difícilmente se producirá una renovación en la educación mientras lo que se haga sea sólo poner parches a los recortes.

Por qué no nos explica el consejero los principios teóricos en los que se basa su proyecto, por qué no nos dice con qué docentes ha contado para llevarlo adelante. Nos debería contar a qué tipo de acuerdos ha llegado con editoriales o creadores de aplicaciones para hacer viable todo esto. Podría comenzar por explicarnos el plan de formación del profesorado que tiene pensado llevar adelante para que verdaderamente se puedan cumplir los objetivos. Como siempre los políticos legislan de espaldas a la realidad y sin tener en cuenta la opinión de los que estamos “a pie de obra”. Yo sólo hubiera necesitado un par de tardes con el consejero para explicarle cómo invertir dinero para hacer que mejore de verdad la práctica docente en los centros.

En definitiva, parece más bien un lavado de cara frente a los recortes que el político de turno hace abusando de la buena voluntad de los profesores y de su profesionalidad. 25 centros de la región cogerán a un grupo de privilegiados alumnos que acabarán haciendo lo mismo que siempre, más o menos y de lo que nadie se acordará dentro de unos meses. Mientras tanto el resto de alumnos no tienen profesor sustituto durante 15 días, no tienen programas de apoyo, cada vez son más en el aula y no pueden elegir optativas porque son muy caras. En los centros hay menos profesores pero más alumnos. Los profesores trabajan más horas y cobran menos, reciben menos formación pero más cargas burocráticas.

Las app imprescindibles en mi ipad


Voy a dar un pequeño repaso a las aplicaciones que utilizo en mi ipad y cómo las uso. Trato de aportar ideas a los que creemos que se puede sacar el máximo partido a este instrumento tanto para el ocio como para el trabajo. Tengo que reconocer que cada día me es más imprescindible para mis clases y creo que mi experiencia puede servir para que otros compañeros vean posibles utilidades a este instrumento.

Para empezar diré que este año he decidido ir al aula con mi portátil y con el ipad: había intentado sustituirlo pero funcionan mejor cuando se complementan ambos. Tengo un tablet pc de hp (compaq 2710p) de 12 pulgadas que me permite escribir sin problema a modo de pizarra con gran precisión. Dispongo de conexión a internet en el aula aunque también llevo una conexión propia móvil, por si las cosas fallan. El ordenador me permite llevar todos los documentos que uso en clase, libro de texto digitalizado, correo electrónico así como acceso a la página de moodle de mi curso. En otro momento os hablaré de los programas que uso desde las máquinas virtuales a los programas de edición de texto e imagen.

Para usar el ipad utilizo un teclado oficial de appel así como el soporte para colocarlo en vertical, estos complementos me permiten aprovechar al máximo su vertiente más convencional de “portátil”.

Calendario: Imprescindible para la organización del curso y de todo lo demás. Al principio llevaba diferentes agendas para cada cosa pero ahora sólo uso ésta. Se sincroniza perfectamente con mi gmail y puedo leerla también en el iphone. Me mantiene al tanto de todo lo que tengo que hacer, de hecho suelo olvidar aquellas cosas que no anoto. El calendario lo completo ahora con el diario de clase que llevo desde idoceo. Sigo aprendiendo utilidades después de la última actualización en la que se me han sincronizado todas las cosas.

Pages: Me gusta mucho la gran variedad de posibilidades que ofrece en la edición final de un texto. Es fácil de utilizar y muy intuitivo. Al usarlo con el teclado mejora mucho la velocidad y la precisión en la elaboración de los textos. Lo mejor del editor es la facilidad en el manejo de tablas o en la incorporación de una gran variedad de objetos como cuadros, círculos, flechas… El poder moverlos con los dedos tanto en orientación, tamaño, color o posición facilita mucho su utilización. Gracias a la sincronización perfecta con icloud y con dropbox accedo a los documentos desde cualquier otro dispositivo con conexión a internet.

WordPress: Puedes gestionar estadísticas, páginas, comentarios o entradas de todos tus blogs de forma simultánea. La aplicación ha mejorado mucho desde las primeras versiones y ahora se hace incluso posible utilizarla para escribir las entradas. Yo no la uso para eso salvo en el blog de caminante porque da problemas a la hora de agregar vídeos o con la justificación de los textos. De cualquier forma sí que nos permite el seguimiento constante de nuestros blogs así como añadir cosas en momentos puntuales.

Keynote: imprescindible en mi ipad. Mucho más versátil agradable a la vista y fácil de usar que cualquier otro programa de presentaciones. Por supuesto que integrado a todos los lectores de presentaciones y de pdf lo podemos usar de muchas maneras distintas. La elaboración de las diapositivas es tan fácil como en pages y nos da múltiples opciones sobre barridos, apariciones y todo tipo de efectos muy visuales.

Goodreader: Perfecto para el manejo de archivos de todo tipo. Nos permite intercambiarlos con una wifi entre los diferentes dispositivos. Podemos gestionar los archivos por carpetas y acceder a icloud directamente. Lo mejor del programa es la capacidad que tiene para la lectura de documentos de texto y las posibilidades de resaltar, hacer notas, marcar o subrayar. Es ideal para estudiar documentos y trabajarlos.

Notas: Sencillo y simple para recordar cosas. Yo lo utilizo cuando voy a escribir cualquier contenido para recuperarlo después como un teléfono que me dan, una dirección de correo o simplemente una idea para escribir en el blog.

Evernote. Crea todo tipo de notas para compartirlas. Permite abrir documentos de texto tanto de word, openoffice o pdf sin ningún problema y usarlos como notas. También te permite etiquetarlas para organizarlas mejor. Podemos usar distintos tipos de elementos: imágenes, sonidos, fotos o capturas de pantalla que luego podemos recuperar sin problema gracias a compartir documentos y sincronizar.

Skitch: para crear todo tipo de notas escritas a mano, puedes utilizar como base para escribir un papel en blanco, una foto o un mapa. Es muy útil para hacer indicaciones sencillas y enviarlas. Cuando quieres mostrar una dirección para enviarla por correo electrónico es muy práctica. También la uso para explicaciones en el aula en los que tengo que manejar imágenes capturadas de internet. Tiene el problema de que no puedes escribir texto muy fino ya que los punteros para el ipad sólo se pueden usar con punta gorda, pero ampliando y reduciendo la vista se puede arreglar algo el problema.

iDoceo: Ya he hablado de esta aplicación en una entrada anterior de este blog. He comenzado a usarlo este año y me parece algo estupendo para llevar la gestión de los alumnos. Puedes usar pestañas diferentes para llevar la gestión de faltas, de notas numéricas o de anotaciones. Te permite hacer un mapa con la distribución física de los alumnos así como mandar correos electrónicos a padres o alumnos. Tiene un horario del profesor desde el que se accede directamente a los cursos. La gestión de alumnos es sencilla y puedes copiar fichas de un curso a otro directamente. También puedes crear sistemas de evaluación de actividades con valor numérico o cualitativo. También permite la realización de informes aunque yo no he probado todavía. Quizás el principal problema que le encuentro es que no puedas exportar esa información a un ordenador para llevar el cuaderno también en el portátil, imagino que se acabará haciendo más adelante.

Dropbox: también la he comentado ya. Para mí ha sustituido todo lo relativo a portafolios digitales. Podemos acceder a los documentos que creamos en pc, portátil o smarphone directamente y de modo inmediato. Si consigues ampliar su capacidad (yo lo he hecho gracias a invitar a los alumnos) puede tener una gran utilidad.

También la gestión de redes sociales es otra de las facetas con las que podemos enriquecer las aplicaciones de nuestro ipad. Una de las que más me gusta es flipboard ya que puedes incluir todas tus redes y visualizarlas a modo de revista. Yo también incorporo otros blogs que me interesan o distintas clases de páginas web, así como flickr o instagram. Estupendo visualmente.

Por supuesto que podemos incluir muchas otras aplicaciones para ocio, lectura, música, juegos o ver vídeos, tele, etc. Son muchas las utilidades de un ipad para trabajo y ocio. Yo lo uso para consultar la bolsa, leer el periódico (orbyt es estupendo), o para el mantenimiento de mis cuentas bancarias y de tarjetas. Es verdad que la inversión inicial es cara pero luego encontramos aplicaciones a muy buen precio para la calidad que tienen y otras muchas gratuitas.

Un consejo: es importante ver las pantallas de otros usuarios para conocer las aplicaciones que utiliza ya que los ipad se personalizan hasta mostrar, en cierto modo, quiénes somos y qué nos gusta.

El blog de TotemGuard


Os presento un blog que me parece muy interesante para los profesores que estamos interesados en los recursos TIC. TotemGuard es una empresa dedicada a la aplicación de recursos TIC en el aula y lleva un blog con gran cantidad de contenidos y guías de todo tipo para el uso de diferentes herramientas y de dispositivos a los que podemos sacar un gran rendimiento en el aula.

Para acceder pincha aquí o sobre la imagen.

 

Leer en un ipad


Durante años fui un lector empedernido, llegando en ocasiones a la categoría de compulsivo. Es una afición que me viene de la infancia y que me hizo recorrer las más variopintas historias en los más diversos lugares y situaciones.

Mis lecturas de juventud pasaron desde las aventuras de piratas, Tom Sawyer o Julio Verne hasta los libros de componente político y social. Pasada la adolescencia entré en el consumo de los clásicos de la literatura simultáneamente a la lectura de novedades editoriales y otras no tanto. Fueron años de pasión con Bomarzo o Cien años de soledad, de disfrutar con Isabel Allende, Almudena Grandes o Saramago.

Pero también es cierto que a medida que iban pasando los años dos cosas comenzaron a suceder: tenía mucho menos tiempo libre ya que una buena parte lo ocupaba en los ordenadores y también cada vez me resultaba más difícil encontrar relatos que supusieran algo más que una simple historia más o menos entretenida y con un final más o menos previsible.

El resultado fue un abandono paulatino de la lectura hasta pensar que ese divorcio se convertiría en algo definitivo. En estos últimos años la lectura de ficción ha sido sustituida por el aprendizaje de los diversos sistemas informáticos que han ido apareciendo, alguna que otra revista como National Geographic y Geo (a los que me mantengo suscrito) y la cada vez más asidua lectura de páginas web con todo tipo de información.

Pero este fin de semana tomé la decisión que llevaba tiempo rumiando: usar el ibooks del ipad. La opción elegida fue, no podía ser de otro modo, la biografía de Steve Jobs. Ayer me lancé y la compré: a los cinco minutos estaba leyendo sin deteniminento detalles sobre el origen de este singular personaje que tanto nos ha cambiado la vida a millones de personas de todo el mundo. Fue una vuelta al pasado pero con tecnología de última generación: mis auriculares monster aislándome del ruido exterior con la sexta sinfonía de Bruckner por Sergiu Celibidache y pasando páginas en el ipad hasta las tantas de la madrugada. Era una sensación agradable y similar a la que durante muchos años sentía en circunstancias parecidas.

Resulta muy cómodo el poco peso del ipad, no tener que doblar la hoja para señalar el lugar porque es suficiente con colocar una señal. Es muy útil poder subrayar o poner notas en el texto. Buscar en el diccionario las palabras que necesito consultar y un innumerable cúmulo de detalles que nos aporta esta nueva forma de hacer algo que siempre habíamos hecho.

Estoy convencido de que este paso va a suponer retomar mi afición a leer aunque los hábitos sean otros. Mis gustos de lectura han ido cambiando pero la facilidad con la que accedes a la tienda a comprarlos y la comodidad con la que los almacenas y los retomas cuando quieras supone un avance muy importante. No espero retomar mi afición por la lectura hasta los niveles que un día tuve, hoy en día hay demasiadas cosas en el mundo que me interesan como para centrarme sólo en una de ellas, pero de lo que sí estoy seguro es de que el libro volverá a ocupar una parte importante en mi tiempo de formación y de ocio, aunque sea en formato digital.

Yo no soy un romántico de los libros y he perdido esa veneración cuasi enfermiza de los bibliófilos por el texto “en papel”. El futuro está aquí mismo y leeré mis libros en los nuevos formatos aunque rodeado de las estanterías de mi biblioteca llenas de los viejos volúmenes que en otro tiempo llenaron mi casa y mi imaginación. Pasaré páginas digitales entre el aislamiento acústico de los cientos de libros que se acumulan en las estanterías de mi biblioteca y en las que hay un pequeño hueco reservado para colocar también los miles de libros digitales que caben en un ipad.