AbiesWeb por fin


En Murcia falta ya muy poco para poder trabajar con este recurso, hemos comenzado a ver una versión de pruebas y espero que en poco tiempo comenzaremos a funcionar en los centros escolares de toda la región.

En el tercer trimestre el Centro de Profesores ha previsto la realización de un curso de iniciación que estoy seguro que va a tener mucha demanda. Estoy preparando los contenidos con los que vamos a trabajar y ya os iré informando de todo lo que vaya aconteciendo.

Para abrir boca os paso enlace al curso de AbiesWeb del ITE que es el que yo estoy utilizando como punto de partida. Iré colgando enlaces nuevos de lo que me vaya saliendo.

 

Curso de iniciación a bibliotecas escolares y gestión AbiesWeb

AbiesWeb en Murcia: Educarm

Manual de la Junta de Extremadura

 

 

Anuncios

De la biblioteca que tenemos a la biblioteca que queremos. José García Guerrero


Os enlazo un interesante documento sobre todo para aquellos que comienzan su andadura en esto de las bibliotecas escolares. Este documento nos ofrece una secuenciación de procesos que llevan desde el inicio hasta la constitución de una biblioteca como un auténtico CREA.

El día que me echaron de la biblioteca


En estos días se cumplen cuatro años desde que fui expulsado de la gestión de la biblioteca escolar de mi centro. La directora de entonces consideró que su cargo implicaba algo más que la organización más eficiente para los recursos de un centro educativo y pensó que un colectivo como este se puede “gobernar” en lugar de organizar teniendo en cuenta como prioridad los derechos de los alumnos y los profesores a aprender y enseñar en las mejores condiciones posibles.

Si recuerdo este episodio ahora es para que sirva como ejemplo sobre la importancia que tiene para el buen funcionamiento de un centro la implicación (más que la colaboración) de un equipo directivo. Eso y la necesidad de entender que organizar el trabajo de otros significa algo más que mandar y tomar decisiones, se trata de saber elegir a las personas más capacitadas y preparadas y delegar en éstas las funciones.

La dirección en ese momento no entendió el concepto de una biblioteca escolar como CREA, para ellos la biblioteca era sólo un espacio en el que guardar libros, y alumnos. No entendían lo que se proponía de coordinación en la adquisición de materiales, de invertir en fondos documentales, de diversificar el acceso a la información y de actuar en la alfabetización informacional. No entendían la importancia de adecuar el mobiliario a las utilidades de la biblioteca. En definitiva, no entendían el concepto de biblioteca escolar que se defiende hoy en día y además no confiaban en el trabajo y la preparación de los que estábamos proponiendo ese concepto de biblioteca porque estábamos formados. El sistema les permitió imponer su criterio sobre la lógica y la formación.

Nuestra biblioteca escolar había logrado juntar a un equipo de colaboradores que organizaron los fondos, los modernizaron y los hicieron accesibles a toda la comunidad educativa. Se desarrolló un plan general de gestión y uso de la biblioteca que incluía un procedimiento de adquisición de documentos coordinado por el responsable de la biblioteca para todo el centro. Se logró una modernización de fondos y se adquirieron equipos informáticos nuevos para ponerlos a disposición de alumnos y profesores. Se hizo accesible a toda la comunidad educativa la prensa diaria y diversas revistas temáticas. Se creó un grupo de alumnos colaboradores que se implicaban en la organización de actividades y recursos. Se fomentó la lectura alcanzando niveles de préstamos de más de 200 semanales. Se pusieron a disposición del alumnado casi cien puestos de trabajo y de lectura para clases y para recreos. La biblioteca desarrolló un plan de actividades que pretendía traer escritores y se organizaron algunas ferias del libro en la que la colaboración con libreros y distribuidores permitió poner al alcance de los alumnos gran cantidad de material accesible a sus bolsillos y atractivo a sus intereses.

Para llegar a todo eso tuvimos que leer mucha documentación, hacer cursos de formación y, sobre todo, estar al tanto de todo lo que se iba publicando sobre bibliotecas gracias a la ayuda que nos aportaba manejar la información desde espacios como este blog que es el resultado de todo aquel trabajo.

Durante los años que trabajamos en la biblioteca se realizaron varios rincones temáticos de lecturas, se llevó una web informativa de las actividades, se creó un club de lectores con el soporte de un blog, se formó un grupo de alumnos y profesores para participar en el concurso de periodismo de El País. La señalización de la biblioteca se adaptó a las normas generales de la CDU y se puso el OPAC disponible en la web. Se crearon unas normas de uso de la biblioteca y diferentes guías de lecturas. Se estaban poniendo en marcha unas maletas de lecturas para usar en guardias y en horas como atención educativa. Se comenzó a trabajar en el tema de las bibliotecas de aula y de bibliotecas de departamentos.

Uno de los objetivos básicos del equipo fue el de iniciar la migración desde el papel a lo digital y se comenzó a invertir en equipos informáticos y audiovisuales. En definitiva, se pasó de una sala cerrada y llena de polvo a la que los alumnos iban cuando estaban castigados a un lugar de lectura y ocio disponible para alumnos, profesores, ex-alumnos, padres y demás.

Cuando se produjo esa circunstancia la biblioteca proyectaba extender su colaboración a la biblioteca municipal y al ayuntamiento de la localidad para conseguir abrir el centro en horario de tarde. Se iba a presentar un proyecto sobre ALFIN en el que se pretendía integrar a toda la comunidad educativa para trabajar por competencias desde todos los niveles.

El final de ese curso supuso la dimisión del equipo directivo ante el error cometido pero no supuso un triunfo personal sino el fracaso para todos los usuarios que dejaron de recibir esos servicios a partir de entonces y mi fracaso personal después de muchos años dedicados a algo que había terminado sin completarse.

El año siguiente un nuevo equipo decidió continuar el camino del anterior y la organización de la biblioteca se basó en ser lugar de reposo de libros y alumnos (unos y otros más inertes que dinámicos, la verdad). Se decidió que la gestión de la biblioteca fuera llevada por personas que no tenían la formación necesaria para llevar adelante el proyecto de los años anteriores y sin tener en cuenta el trabajo desarrollado ya. Cada vez que paso por la puerta de la biblioteca se me eriza la piel al ver lo que podría ser y lo que es y entonces recuerdo la máxima de que esto de las bibliotecas escolares no puede ser la batalla de unos pocos sino la guerra conjunta y al unísono de padres, alumnos, profesores, equipos directivos y de apoyo institucional. Estos días lo recuerdo especialmente cuando veo las experiencias de centros en Chile y Argentina, así como en otros muchos lugares de América. Veo que en estos lugares los proyectos parten de un programa nacional en el que se apoya el concepto de biblioteca como motor principal del desarrollo de los centros educativos de todos los niveles. Veo esos proyectos y echo de menos un esfuerzo similar en nuestro país en el que cada comunidad hace la guerra por su cuenta, en el que se permite que los intereses personales de un responsable queden por encima de los derechos de la comunidad educativa.

Esa expulsión supuso para mí tener tiempo para dedicarme a otras cosas, como la creación de este blog. Ahora no soy responsable de ninguna biblioteca escolar pero sigo más en contacto que nunca con este mundo de la lectura y de la formación que me apasiona. Por eso no es una coincidencia que en este espacio se hable de bibliotecas y de enseñanza, porque son dos caras de la misma moneda y se complementan a la perfección.  Ojalá algún día veamos ese proyecto impulsado también en España, será el signo de que la educación importa a nuestros gobernantes y de que nos preocupa el futuro de nuestros jóvenes.

Yo ahora voy a preparar algunos enlaces con actividades de ortografía para que mis alumnos los lleven adelante en la clase de mañana, quizás dé la clase en la biblioteca del centro y así pueda aprovecharla mejor porque no me dejan organizarla pero, al menos, sí puedo usarla como espacio de enseñanza-aprendizaje.

Un club de lectores con wordpress


Estaba meditando desde hace varios días hablar sobre la posibilidad de explicar cómo gestionar un club de lectores mediante la creación de un blog cuando llegó a mi correo el enlace a esta entrada sobre la creación de un club de lectura virtual.

Lo sencillo de la explicación y los interesantes enlaces que presenta me llevan a mencionar este trabajo para que los lectores de este blog tengan referencias a los diferentes modos en que se puede trabajar un club lector. Destaco el enlace a El placer de la lectura porque mi explicación de hoy va en esa línea.

Antes de seguir quiero aprovechar para comentar el uso de herramientas como las alertas de google o seguir blog temáticos en los que encontraremos multitud de enlaces a todo lo que se va publicando sobre el tema que nos interese. Valga como ejemplo Bibliotecas escolares argentinas, fuente de  muchos de los enlaces que yo comento aquí gracias a seguir este interesante blog, además de recibir diariamente bastantes visitas a través de ellos.

Como señala la entrada que he mencionado antes éramos muchos los que pensábamos que esto de usar los nuevos medios digitales iba a ser el final de la lectura: nada más lejos de la realidad porque lo que ha ocurrido es que hemos cambiado los medios pero ahora leemos mucho más que antes y de una forma más variada.

Un club  lector es un espacio en el que se habla sobre lecturas: se proponen o comentan libros y a partir de ahí los lectores interactúan comentando sobre contenido, impresiones o estilo. Para llegar a muchos lectores os propongo usar como tecnología un blog ya que os ofrecerá la posibilidad de publicar los contenidos y opiniones así como permitirá la interacción de los diferentes lectores mediante los comentarios.

Un modelo de club de lectura tradicional queda aquí reflejado: Receta para un club de lectura (Blanca Calvo)

Para crear un club lector debemos abrir un blog, os propongo wordpress por su facilidad de uso y tanto en formato web como en los dispositivos smartphone y en ipad.

Podemos usar un formato de páginas enlazadas mejor que el modo de bitácora clásico porque ese sistema dificulta el localizar las reseñas al ir quedando cada vez más abajo.

La página principal se puede utilizar para ir colocando imágenes con las portadas de los diferentes libros que se van a comentar, esas imágenes deberán ir enlazadas a las otras páginas de nuestros blog en las que aparezcan los comentarios de los diferentes libros con los que vamos a trabajar. Sería bueno colocar el enlace directamente con la imagen y además colocar un “pinchar aquí” para facilitar la navegación. Las imágenes las podéis buscar directamente en internet mediante google.

Para cada libro usaremos una página diferente que estará subordinada a la página general del club. Podemos usar una página para cada libro en la que colocaremos una imagen de la portadas (podemos usar la misma que en la página de inicio) y un comentario personal sobre el mismo. Es aconsejable que ese comentario incluya una pequeña sinopsis del contenido y después destacar aquellos aspectos que más os hayan llamado la atención, en positivo y en negativo, sobre los que queramos que se hagan los comentarios después.

Para poder incluir comentarios es imprescindible que los habilitemos en la configuración del blog y de las páginas. Debemos configurar los comentarios para que no se puedan publicar directamente sino que se tengan que aprobar, esto os permitirá controlarlos tanto por el contenido como por la forma. Conviene corregirlos eliminando faltas de ortografía: es muy importante que cuidemos la apariencia y la expresión de todo lo que parece si queremos dar cierta calidad a nuestro espacio.

Por supuesto que lo más importante será estar atentos a los comentarios para responder con la mayor brevedad posible, esto hará que nuestros lectores sientan que se les tiene en cuenta como una norma mínima de buena educación digital.

Si utilizamos para leer un ipad podemos ir señalando comentarios directamente o colocando puntos justo en el momento en que leemos que luego podremos recuperar al hacer nuestro comentarios.

´Recordad que todo este trabajo deberá estar apoyado por una publicidad intensa en las redes sociales abriendo debates con nuestros seguidores sobre la lectura así como enlazando nuestra entrada. Debéis incluir un widget con los comentarios de twitter.

No olvidéis incluir enlaces a diferentes lugares en los que también haya comentarios sobre el libro que estáis incluyendo así como vídeos sobre el tema y cualquier tipo de contenido multimedia relacionado con el tema que tratáis.

El comentarios podemos realizarlo escribiendo un texto o en formato de vídeo como hace José Hermida:

Os enlazo algunos ejemplos sobre lo que os estóy proponiendo.

Club de lectura

Biblioteca de la universidad de La Laguna

A vivir que son dos días (SER)

Una idea:

Club de lectura en twitter:

@tweetlectura

 Blog de Belén Barroso

Una última cosa: este tipo de trabajo puede resultar muy útil en clase si lo usáis como control de lecturas obligatorias por parte de los alumnos. Podéis crear una reseña sobre los libros que estéis trabajando en clase y luego hacer que los alumnos hagan comentarios sobre las lecturas para poder evaluarlas posteriormente tanto en la forma como en el contenido.