El temblor de héroe

El temblor de héroe de Álvaro Pombo. Premio Nadal de novela 2012.

Resulta difícil intentar resumir la trama argumental de este libro puesto que para mí no es sino una excusa para usar el lenguaje de una forma brillante en la que las ideas resaltan tanto por su esencia como por su presencia.

Se trata de un profesor jubilado enfrentado a su pasado y su presente  por medio de la conexión que se establece con sus antiguos alumnos Eugenio y Elena. Las relaciones actuales, fruto de lo vivido en aquellos años en los que Román (el profesor jubilado), se alimentan del recuerdo de aquel que les mostró el interés por el conocimiento y el estudio, eso que ahora no le resulta suficiente para afrontar la nueva vida que le espera alejado de esa que ha sido el objetivo absoluto hasta entonces.

El contraste se pone de manifiesto en la primera parte del libro cuando vemos a alguien que ha sido capaz y suficiente en su faceta profesional pero que, una vez acabada esta, aparece paralizado por esta nueva situación sin poder poner en práctica todo aquello que durante años enseñó a sus alumnos. El resultado de todo ese trabajo no ha llevado a dar frutos reales y Román acabará siendo lo que pudo haber sido pero que él mismo no fue capaz de sacar.

Entonces aparece en su vida Héctor, el héroe de barro que queda deslumbrado ante ese profesor al que ve como aquel que le sacará del pozo vital en el que está desde su infancia. Ante esta situación sorprende la pasividad de Román, incapaz de afrontar en la realidad lo que tanto ha leído y explicado en sus clases.

Pone el contrapunto Bernardo mostrando el reflejo distorsionado del propio Román visto desde la perspectiva de Héctor, causa de sus males y objeto de su veneración que tiene, al menos, la parte de realidad que no encuentra en Román.

Pero insisto en que el principal deleite del libro consiste en dejarse mecer por sus palabras llenas de imágenes y de ideas y en el que la trama argumental no es más que una excusa para reflexionar sobre la vida y nuestra incapacidad para ser valientes y llevar a término aquello que defendemos en teoría: primum vivere, deinde filosofare.

Os dejo reseña del blog Las bizarrías de Belisa donde hace un análisis bastante detallado de la obra y con la que estoy de acuerdo en algunas de sus afirmaciones (para mí la parte de citas no me parece tan innecesaria y creo que referencian bastante la esencia de lo que Pombo quiere mostrar).

Por último destacar la utilización del narrador en la novela. Pombo nos presenta un narrador omnisciente e implicado tanto en la propia trama como en su conexión directa con el lector. El narrador es capaz de usar los diferentes registros léxico que enriquecen y dan variedad al texto aportando una variedad que contrasta con la linealidad de los personajes en su modo de actuar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s