50 sobras de Grey

50 sombras de Grey, de E. L. James.

Cuando comencé a oír hablar de estas novelas había dos tipos de opiniones generalizadas al respecto: que era literatura femenina escrita por y para mujeres con un tratamiento del sexo desde esa perspectiva femenina, una relación intensa y fuerte en la que se habla de sexo duro sin rodeos. La otra visión que dominaba era la de una novela floja en cuanto a su texto y demasiado dependiente de las escenas explícitamente sexuales en las que el sexo tampoco era para tanto.

La verdad es que ante tal diversidad de criterios decidí romper con mi personal reticencia a leer literatura “femenina” y venció mi curiosidad por comprobar qué consideraban mis amigas y conocidas “sexo fuerte” o no tan fuerte.

Se trata de un argumento sencillo, lineal sin grandes pretensiones en cuanto al texto (la traducción no da para mucho más) en el que sobresale la narración cinematográfica. Estoy convencido de que unos buenos actores con un buen director y con un montaje fiel al libro harán una gran película si mantienen la esencia de la relación sexual como hilo argumental de todo el relato. Esto parece poco probable sin los encargados de realizarla son los de siempre, las grandes productoras de cine americano en las que primará poner una actriz y un actor de moda para mostrar sus culos un par de veces a lo largo de hora y media de lucimiento personal.

Creo que la principal virtud de las novelas está precisamente en ese hilo argumental sencillo que permite mantener la intriga y el deseo por continuar (algunas veces más bien por terminar) en el que sólo sobran algunas excusas para alargar el número de páginas totales (bastante forzada la relación infantil de Grey con el malo). El relato va de más a menos en lo del sexo y de menos a más en lo de novela romántica cinematográfica.

Junto a esta narración en clave cinematográfica os propongo dos acercamientos diferentes que creo que son la gran virtud de la novela y que pueden aportar un elemento extra a su lectura.

Os propongo leer el texto en un ipad para poder acompañarlo musicalmente por el ipod de la autora. Yo he ido escuchando las piezas musicales mencionadas en el texto mientras lo leía y reconozco que gana mucho con ese acompañamiento. La combinación ecléctica entre lo moderno y lo clásico  nos asienta mucho mejor al personaje de Grey, más fácil de definir desde esta perspectiva que desde la de sus sombras. Es una delicia escuchar a Mozart, Tallis, Fauré, Delibes, Chopin, Pachelbel, Marcello, junto a The Police, Van Morrison, Roberta Flack, Eva Cassidy, Nina Simone, Beyoncé, José González, Coldplay, Enigma, Aretha Franklin, Kings of Leon, Frank Sinatra, Britney Spears o Snow Patrol. Sólo por ir acompañando el texto con estas delicias musicales merece la pena su lectura.

Para seguirlo podéis visitar la página de la autora: http://www.eljamesauthor.com/gallery/soundtracks/

La otra opción es mucho más cercana al contenido del texto y precisa de la complicidad de un acompañante: se trata de realizar un seguimiento práctico de las diferentes actividades descritas en el relato. Para realizar este seguimiento es aconsejable definir el nivel de actividad personal para partir hacia un camino más o menos oscuro que nos aporte una lectura alejada de la pasividad del sillón. Se aconseja la lectura en ipad, mucho tiempo libre y una cama amplia. Se trata de una lectura en pareja intercalando los momentos literarios con las prácticas sexuales descritas acompañadas, esto ya es de nota, con las referencias musicales que nos presenta la autora.

Existe una tercera posibilidad que sería la travesía por el lujo absoluto, los viajes, helicópteros, aviones privados, yates, vinos, comidas, joyas y demás. Reconozco que es algo más difícil de realizar y creo para la gran mayoría de lectores nos tendremos que conformar con su lectura o su versión cinematográfica mucho más cercana a nuestros bolsillos.

En definitiva, un relato aceptable, sin demasiadas pretensiones en el que los caminos paralelos por el placer del sexo y de la música pueden hacernos mucho más interesante el tránsito por sus palabras. Ideal para mujeres que viven en la rutina de una relación tópica y que buscan reactivarla con una guía de uso fácil a la manera de “hágalo usted misma”, con compañía, claro. Absténganse las conformistas y las que se complacen con el “vuelta y vuelta” pero también absténganse las que crean que aquí van a encontrar la piedra filosofal del sexo duro, todo depende del nivel de práctica sexual de las lectoras y de sus expectativas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s