Alfabetización Informacional : qué es y cómo se adquiere | InVito


See on Scoop.itRecursos TIC para educación

See on diarium.usal.es

Anuncios

Usando Scoop.it


Una de las últimas herramientas que se han incorporado a mi actividad ha sido scoop.it para la recopilación y análisis de información. Hace tiempo que son muchos los enlaces que recibo y analizo de gran cantidad de blogs a los que sigo y de la información que va apareciendo en la red sobre los temas que me interesan. Hasta ahora he manejado toda esa información mediante alertas de correo y siguiendo esos blogs. En ambos casos acababan saturando mi correo hasta el punto de que cuando regresé de unos días de vacaciones acumulaba más de 1000 correos en mis cuentas.

Esta situación se produce porque tengo la manía de revisar todo lo que pasa por mis manos, nunca retwiteo un enlace o lo publicito en mi blog si no lo he leído previamente y me ha interesado lo suficiente hasta creer puede interesar a otros compañeros. Había visto desde hace bastante la herramienta scoop.it aunque no me animaba a usarla porque me parecía algo complicada.

Uno de los puntos en contra es que está en inglés y eso me suele echar siempre para atrás. Finalmente, después de revisar con detenimiento los espacios creados por Bibliotecas Escolares Argentinas así como algunos otros espacios similares y tras detectar la cantidad de movimiento en la red que genera, me lancé a crear una cuenta y a intentar entender su funcionamiento.

En realidad es bastante sencillo en su uso: creas una cuenta y puedes formar distintos temas: se trata de establecer unos criterios de búsqueda a través de unas palabras clave que seleccionarán los contenidos que incluyen dichas palabras. Así puedes revisar tranquilamente los contenidos seleccionados cuando tienes un rato libre y así marcar lo que verdaderamente te interesa. De cada tema se crea una web en la que aparecen automáticamente tus enlaces seleccionados en un formato de ventanas bastante atractivo y visual desde las que se acceden directamente a los contenidos. Estas ventanas puedes después reorganizarlas, señalar favoritos o introducir entradas sobre el contenido.

Otra de las grandes ventajas de su uso es que puedes instalarlo como aplicación en chrome y como bookmarklet. Esta opción permite enviar directamente desde el propio navegador la dirección que estés viendo en ese momento a tu página de scoop.it y puedes usarlo como un recopilador de contenidos interesantes personalmente y para compartir con tus lectores.

Pero la gran ventaja de scoop.it es su conectividad con todas las redes sociales. Puedes configurar tu cuenta para estar conectado con facebook, twitter, tumblr, linkedin y wordpress de modo que cada vez que señalas un enlace para tu página de scoop.it automáticamente te permite seleccionar si quieres publicitarla en cualquiera de tus cuentas. Especialmente interesante es la posibilidad de crear tu propia entrada en tu blog desde el contenido de scoop.it tal y como yo ya he realizado en alguna ocasión o como aparece en el blog de Bibliotecas Escolares Argentinas.

En definitiva, un seleccionador de contenidos que te interesan que te genera un espacio web en el que tenerlos recopilados así como la posibilidad de enlazarlos en tus redes sociales y también poder usarlo como apliación en tu navegador para guardar páginas interesantes. Una herramienta muy interesante por lo sencilla, útil y visual. Estupenda como herramienta para la alfabetización informacional y con muchas utilidades para usar en clase.

Os dejo enlace a esta entrada que creo complementa perfectamente lo que he intentado exponer con un tutorial bastante sencillo sobre cómo fuciona scoop.it. En marcha con las tic.

Bibliotecas escolares en Chile, el CRA


En los próximos días voy a ir escribiendo entradas sobre algunos de los recursos y experiencias que he tenido la oportunidad de conocer al asistir al Congreso de OEI sobre las lenguas en la educación y la cultura y leer.es

Para comenzar os hablo de la experiencia que nos presentó Constanza Mekis, el proyecto de bibliotecas escolares chileno, un trabajo de más de 15 años en los que Chile ha pasado a ser una verdadera referencia en la materia. Su intervención formó parte de una mesa redonda que tenía como tema “Las Bibliotecas como espacios de acceso a la sociedad del conocimiento”, en la que también estaba Mónica Baró e Inés Miret. Como podéis comprobar se trataba de un espacio que prometía mucho y que no defraudó en absoluto. Hoy no voy a hablar de las intervenciones de las restantes participantes aunque aconsejo que cuando estén disponibles en vídeo o en papel en la plataforma del curso y en las actas les echéis un vistazo. Deliciosa fue la intervención de Constanza en la que no faltó la ilusión, la energía, la alegría y el entusiasmo por su trabajo, algo que supo transmitirnos a todos los asistentes hasta hacernos cantar una versión del Yesterday y que nos emocionó con un fábula sobre los mediadores en las bibliotecas.

Este proyecto es el CRA y merece la pena navegar por sus páginas en las que puedes encontrar multitud de recursos de fomento de lectura y de organización sobre la biblioteca escolar. Son experiencias que se llevan adelante en Chile y que ya nos gustaría poder hacer algo parecido aquí. Una de las cosas que resaltó Constanza fue que este proyecto ha perdurado durante todos estos años independientemente de los gobiernos de distinto signo que se han sucedido allí. Temo que algo difícil para un país como el nuestro en el que cada comunidad autónoma trabaja por su cuenta sin mirar lo que hacen los demás y en con unos gobernantes que no ven las bibliotecas como un verdadero motor para el desarrollo de la educación en nuestros centros de enseñanza.

Os dejo aquí enlazados algunos de los recursos que podéis encontrar en este espacio:

Catálogo Adultos                                         Catalogo_2010c

    

También es muy interesante echar un vistazo a estos documentos sobre el programa lector CRA que colocaré en la parte de Biblioteca escolar de este blog.

Retomando la actividad desde Salamanca


Volvemos después del parón del verano con muchas ganas y con ilusiones renovadas. Gracias a todos los que seguís este blog porque cada día recibe más visitas, espero que los contenidos os estén resultando interesantes y útiles.
Dentro de unos días escribiré una nueva reseña de lectura sobre lo que me ha tenido ocupado este verano como lectura, se trata de Juego de Tronos. Ya os contaré mi experiencia tras leer los dos primeros volúmenes y haber visto después las dos primeras temporadas de la serie, pero no adelanto mucho. Aprovecho para decirnos que van a incorporarse a colaborar en el club de lectura algunos amigos a los que he pedido colaboración y aprovecho para invitaros a los que queráis escribir vuestras impresiones sobre algún libro de los que hayáis leído para que lo publique en este espacio.
Lo dicho, que escribo desde Salamanca porque mañana empieza el IV Congreso iberoamericano de las lenguas en la educación y la cultura. Voy a asistir como oyente y espero aprender mucho de los compañeros que han venido de todas partes de Iberoamérica y de España. Esta tarde hemos realizado una visita turística a la ciudad en la que las compañeras de aquí nos han llevado por distintos lugares significativos y hemos terminado tomando unos pinchos. Excelente idea ya que nos ha permitido conocernos un poco mejor.
Ya iré contando lo que vamos escuchando aquí porque promete ser interesante.

Colaboración entre biblioteca escolar y municipal


Llevaba ya algún tiempo pensando escribir algo sobre este tema cuando recibí un correo de Eduardo Ares (La vida es cuento) preguntándome sobre el tema. Como te prometí allí voy a exponer lo poco que sé y lo que pienso al respecto.

Lo primero que conviene es aclarar las diferencias entre ambos conceptos. Bibliotecas ecolares y municipales son diferentes porque parten de principios distintos y porque tienen funciones distintas. Esto no quiere decir que no tengan puntos en común ni que no se pueda trabajar conjuntamente, más bien es todo lo contrario. Creo que ambas se pueden aportar muchas cosas mutuamente si se establece una verdadera colaboración y eso beneficiará en gran medida tanto a nuestros alumnos como al resto de la comunidad de la localidad en la que trabajamos.

Para hacer un buen plan de colaboración es imprescindible definir las funciones de cada una y establecer claramente los servicios que se atenderán por separado y en conjunto. Esa labor sólo es posible cuando existe una comunicación directa y de plena confianza entre el responsable de la biblioteca escolar y las personas que gestionan la biblioteca municipal.

La biblioteca municipal cumple una función social de acercamiento de materiales a todos los ciudadanos. Su función básica está en hacer accesible la información de todo tipo a todos los habitantes de un lugar en todo tipo de formatos. La acción social de la biblioteca municipal está establecida desde hace mucho tiempo y su carácter público le permite acceder a recursos y a medios inalcanzables de otro modo para los habitantes de cualquier pequeño rincón de nuestra geografía. En otras palabras, la biblioteca municipal iguala a todos los ciudadanos en su acceso a la información poniendo a su alcance todo aquello que por cuestiones geográficas o económicas no es accesible a una parte de la sociedad.

Las bibliotecas municipales llevan mucho tiempo realizando esa importante labor con profesionales altamente cualificados y en coordinación con otros como bibliotecas regionales o nacional que le permiten ofrecer servicios como el acceso a cualquier tipo de fondos de cualquier otra biblioteca pública. Queda claro que la función básica de la biblioteca municipal es hacer accesible la información en cualquier soporte y la labor de fomento de la lectura.

La diferencia fundamental con la biblioteca escolar es el matiz educativo de esta última. Una biblioteca escolar debe ser un centro de recurso educativos que ponga al alcance de profesores y alumnos instrumentos que faciliten su aprendizaje y que le enseñen a acceder a la información, manipularla y reelaborarla para difundirla. Mientras que una biblioteca municipal tiene como base el fomento de la lectura como placer y deleite la escolar tiene su base en la búsqueda y uso de la información.

Todo esto se ve reflejado en el número de documentos que suelen encontrarse en una y otra biblioteca de modo que en las primeras suelen predominar los materiales de lectura y ocio mientras que en los segundos deberían ser los documentos informativos los más abundantes.

El primer error que se suele cometer en las bibliotecas escolares suele ser el de intentar aplicar el modelo de biblioteca municipal a nuestra biblioteca escolar. Es frecuente encontrar bibliotecas escolares que realizan una gran labor de fomento de la lectura pero lo hacen olvidando la parte de formación de usuarios y de alfabetización. Además cuando se realiza esta labor de fomento de la lectura es frecuente que olvidemos precisamente acudir a aquellos que llevan muchos años de experiencia en este trabajo: las bibliotecas municipales.

Lo que defiendo no es que la biblioteca escolar no debe trabajar para el fomento de la lectura y como placer sino que esa no debe ser su función principal y que si vamos a desarrollar un plan lector realmente eficiente deberíamos aprovechar el trabajo ya realizado por las bibliotecas municipales.

En la línea opuesta está la cuestión de la alfabetización informacional. Cuando las bibliotecas municipales afrontan este tema y la formación de usuarios deberían tener en cuenta la experiencia de las bibliotecas escolares en labores pedagógicas y en instrumentos que permitan a los alumnos y demás lectores buscar información, seleccionarla y manipularla para hacerla útil a nuestros objetivos.

Conozco algunos casos de bibliotecas escolares que trabajan en colaboración con redes municipales de bibliotecas con resultado diverso. Es importante tener en cuenta los siguientes puntos.

Una biblioteca municipal suele tener mayores recursos económicos que la escolar, además tiene acceso a una gran cantidad de documentos de otras bibliotecas (regional, nacional, etc.) a los que nuestros alumnos podrán acceder de una forma sencilla si tenemos un programa de colaboración.

Normalmente los responsables de biblioteca no suelen ser especialistas en biblioteconomía y eso les dificulta mucho la labor de catalogación y de creación de nuestro OPAC. Una buena colaboración con la biblioteca municipal puede hacer que algún especialista nos ayude en esta cuestión acelerando el proceso y aplicando criterios profesionales desconocidos para el profesor responsable de la biblioteca.

Las bibliotecas municipales suelen estar en contacto con personas que se dedican profesionalmente al fomento de la lectura y suelen estar también en relación con escritores que pueden venir a presentar sus libros y trabajarlos. Esta colaboración puede hacer que unos y otros también puedan venir a nuestros centros a desarrollar esa labor con el consiguiente beneficio para nuestros alumnos y enriquecerá nuestra faceta de actividades.

Las bibliotecas municipales suelen disponer de espacios adecuados para realizar actividades de todo tipo y una colaboración estrecha nos permitirá usar todos esos recursos a los que no tendríamos acceso sólo con nuestro centro.

Las bibliotecas escolares suelen funcionar sólo en horario escolar y permanecen cerradas por las tardes. La colaboración con las bibliotecas municipales puede hacer que ampliemos nuestros horarios de atención a los alumnos con personal contratado por la administración lo que redundará en beneficio directo de nuestros alumnos que podrán disponer durante más horas de los servicios de nuestra biblioteca, algo imposible de alcanzar con horarios docentes.

Pero a cambio de todo eso la biblioteca escolar también tiene muchas cosas que ofrecer a la municipal, veamos algunas:

Las bibliotecas escolares suelen estar repartidas por todo el municipio lo que ofrece a la biblioteca municipal acceso a locales acondicionados perfectamente en barrios, pedanías y otras zonas más alejadas a las que sólo se podría acceder de modo muy precario mediante autobuses biblioteca. Disponer de todos estos locales permite a las bibliotecas municipales acceder a una gran cantidad de población en sus propios barrios y así descongestiona su propio espacio.

Un programa de colaboración con las bibliotecas escolares permite acceder a fondos muy específicos sobre las materias de estudio de los alumnos. Las bibliotecas de los departamentos didácticos y ciclos educativos han seleccionado durante años aquellos documentos más útiles tanto para la preparación de clases por parte de los profesores como para el aprendizaje de los alumnos. Frente a la gran cantidad de materiales que suele haber de forma dispersa en la biblioteca municipal los usuarios pueden acceder de una forma mucho más sencilla a información concreta y útil.

Las bibliotecas municipales podrán desarrollar actividades de formación de usuarios y de ALFIN contando con los especialistas de los centros educativos. Ellos pueden aportar materiales e instrumentos que usan habitualmente de las aulas y que pueden también ser aplicados para todos los usuarios de una biblioteca municipal. La colaboración puede llevar a que la biblioteca municipal organice cursos de alfabetización a personas mayores o a colectivos sociales más necesitados y para ello no tendrá que ir demasiado lejos ya que dispondrá de especialistas y de recursos en las bibliotecas escolares.

Las bibliotecas municipales accederán directamente a alumnos y padres sin necesidad de campañas de difusión de su trabajo. Unas simples jornadas de puertas abiertas por parte de la biblioteca municipal realizadas con la coordinación de las bibliotecas escolares puede hacer que cientos de niños y padres entren a la biblioteca y conozcan sus servicios y sus medios. Esta colaboración puede llevarles a la creación de una escuela de padres en colaboración con el centro educativo que permita seleccionar aquellos fondos más útiles para la educación de sus hijos en cuestiones relativas tanto a la escuela como a cualquier otra faceta de su actividad como padres.

En la misma línea, la colaboración puede hacer también que se establezcan programas de acompañamiento a alumnos y de técnicas de estudio. Los profesores podrán aportar la parte técnica más alejada de las funciones de la biblioteca municipal mientras que esta última podrá ponerles en contacto con especialistas o materiales inalcanzables para un centro escolar solo.

Como ya he dicho esta colaboración podrá permitir que nuestros alumnos disponga de la biblioteca escolar abierta en horario vespertino sin tener que desplazarse a la biblioteca municipal que se puede encontrar lejos del lugar en que vive el alumno.

Para una buena colaboración es imprescindible que nuestra biblioteca esté normalizada siguiendo los criterios de organización de cualquier biblioteca y para ello podemos servirnos del asesoramiento de los especialistas que trabajan en la biblioteca municipal. Por supuesto debe estar centralizado el control de usuarios de modo que sirva tanto para un servicio escolar como municipal y para ello será necesario usar un programa de gestión de fondos y usuarios común.

La elaboración del plan lector podremos realizarlo en colaboración con la biblioteca municipal intentando acceder a los recursos que ellos tienen tanto materiales como personales, frente a esto seremos nosotros los que aportemos recursos en la realización de actividades de formación y de alfabetización organizadas por la biblioteca municipal.

Por último, para un trabajo eficaz es imprescindible un plan consensuado y desarrollado por ambas partes en el que se valoren las cosas positivas pero también se tenga en cuenta aquellos aspectos que pueden suponer un problema, como el deterioro de materiales por el mayor uso. Los equipos directivos de los centros deben ser conscientes de que esa colaboración supondrá una pérdida de autonomía y una adaptación a los sistemas de organización de la biblioteca municipal a cambio del acceso a fondos y recursos mucho mayores a los que un centro escolar puede llegar normalmente.

Como en todo la colaboración aportando lo mejor de cada aspecto será la clave para que un recurso como la biblioteca escolar pueda ser usado de un modo mucho más eficiente por toda la comunidad y, principalmente, por nuestros alumnos. Debería ser obligatorio que nuestros centros escolares ofrecieran en horarios vespertinos las instalaciones para disfrute de toda la comunidad ya que son bienes públicos, en lugar de permanecer cerrados e infrautilizados. Eso sí, a cambio las administraciones deberán tener en cuenta el mayor deterioro en las instalaciones escolares que estos planes conllevan para dotarlas de recursos económicos suficientes para repararlos.

Biblioteca Escolar CREA


Hoy os presento un material muy interesante que publicó la Junta de Andalucía sobre el tema de bibliotecas escolares. Merece la pena hacer un estudio detallado de los dos documentos porque nos aportarán muchas ideas sobre cómo organizar nuestro proyecto educativo integrando la  biblioteca como un centro de recursos.

Se trata de considerar la biblioteca escolar como algo más que un simple lugar en el que se almacenan libros y se tienen más o menos organizados. Este trabajo nos muestra una biblioteca escolar integrada en el proyecto educativo de centro en el que ocupa un papel principal como elemento fundamental en el desarrollo de diversas competencias básicas del alumno.

La organización de espacios, la selección de documentación, el expurgo, etc son procesos definidos en estas páginas. Junto a todos estos aspectos debemos completar nuestro proyecto con cuestiones como la formación de usuarios, la ALFIN, la coordinación de actividades y, como no, el fomento de la lectura. Se trata de que la biblioteca escolar se convierta en el eje coordinador de todos esos elementos trabados de forma coordinada por todo el equipo docente de un centro.

Plan de trabajo y autoevaluación de la biblioteca escolar.

 

Organización y funcionamiento de la biblioteca escolar. Tareas básicas