BIBLIOCRAURUGUAY

Anuncios

Otras utilidades para un ipad


Somos ya muchos los que hemos caído en la tentación del uso de las nuevas tecnologías. Cada día nos resulta más imprescindible nuestro ipad para todo: leer, escuchar música, ver tele e incluso para trabajar.
El caso es que esta inmersión en el mundo tecnológico no siempre se realiza de un modo similar. A lo largo de estos últimos meses he visto a algunos de mis compañeros y amigos (además de algún que otro familiar muy cercano) usando los ipad “de otra forma”. Os comento algunos de estos otros usos.
Leer con el ipad. Es cierto que lo habitual es usar la aplicación ibooks para leer libros de todo tipo pero para los nostálgicos del papel os presento una nueva opción: usar el ipad como atril. Se trata de colocar el ipad en posición vertical y usarlo como punto de apoyo para un libro de los de papel. Para aquellos que quieran unir tecnología y tradición no hay mejor modo de compaginar la buena lectura de un libro y las nuevas tecnologías. Puedes incluso escuchar música ambiente guardada en tu propio dispositivo digital (también puedes usar el lector de cd convencional de siempre de casa para usos extremos).
Bloc de notas, calendario y contactos. El otro día me pregunta una compañera por cómo usar una aplicación determinada y al abrir su ipad lo encuentro lleno de post-it pegados a la pantalla. Al preguntarle por la utilidad me contestó con toda naturalidad: “para que no se me olviden las cosas”.
2013-12-18 10.04.22
Idoceo y gestión de cuaderno de notas del profesor. Veo a cierto familiar muy cercano la otra tarde pasando las notas a su aplicación idoceo con la calculadora en la otra mano. Al preguntarle sobre el uso de la calculadora me dijo que estaba haciendo las medias. Le dije que podía usar el editor de notas para seleccionar que los calcule automáticamente y me respondió asombrada “¿pero eso se puede hacer?. Minutos después descubría que a la hora de definir columnas podía incluir las notas como numéricas (lo hacía como texto) y así poder definir cálculos de medias sumas, etc. Como curiosidad le pregunté qué significaba el icono que usaba en muchos lugares y que era el dibujo de una casa a lo que me respondió “esto es para cuando no vienen a clase y se quedan en casa, así sé que tienen un cero en la actividad. ¿para qué te crees si no que está el icono disponible?. Después de varias horas tenía clasificadas las pestañas de actividades, los cálculos de medias y porcentajes y todo lo que hace idoceo de forma automática en lugar de escribirlo todo en la misma pestaña y luego revisarlo todo “a mano”.
Lo dicho: la tecnología no tiene por qué estar reñida con la tradición.
Un abrazo y feliz navidad a todos.

Casa del lector


Hace algunos días recibí un correo en el que se me pedía dar difusión a la iniciativa de La Casa del lector de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Os presento algunas de estas actividades y os animo a participar en ellas porque creo que merecen la pena.

Lectura curricular y lectura en libertad. Niños y jóvenes ante los desafíos de la literatura

http://casalector.fundaciongsr.com/story.php?id=391

·Jugando al teatro con la literatura: Cuando el aula es un mar

http://casalector.fundaciongsr.com/story.php?id=397

·Cómo hacer lectores competentes. Propuestas creativas en Lengua y Literatura en Secundaria y Bachillerato.

http://casalector.fundaciongsr.com/story.php?id=395

·Lectura y estrategia digital: dispositivos, formatos, contenidos, personas. Cosas útiles que puedes hacer por ti y tus usuarios desde el móvil

http://casalector.fundaciongsr.com/story.php?id=399

50 sombras de Grey, o menos


50 sombras de Grey, de E. L. James.

Cuando comencé a oír hablar de estas novelas había dos tipos de opiniones generalizadas al respecto: que era literatura femenina escrita por y para mujeres con un tratamiento del sexo desde esa perspectiva femenina, una relación intensa y fuerte en la que se habla de sexo duro sin rodeos. La otra visión que dominaba era la de una novela floja en cuanto a su texto y demasiado dependiente de las escenas explícitamente sexuales en las que el sexo tampoco era para tanto.

La verdad es que ante tal diversidad de criterios decidí romper con mi personal reticencia a leer literatura “femenina” y venció mi curiosidad por comprobar qué consideraban mis amigas y conocidas “sexo fuerte” o no tan fuerte.

Se trata de un argumento sencillo, lineal sin grandes pretensiones en cuanto al texto (la traducción no da para mucho más) en el que sobresale la narración cinematográfica. Estoy convencido de que unos buenos actores con un buen director y con un montaje fiel al libro harán una gran película si mantienen la esencia de la relación sexual como hilo argumental de todo el relato. Esto parece poco probable sin los encargados de realizarla son los de siempre, las grandes productoras de cine americano en las que primará poner una actriz y un actor de moda para mostrar sus culos un par de veces a lo largo de hora y media de lucimiento personal.

Creo que la principal virtud de las novelas está precisamente en ese hilo argumental sencillo que permite mantener la intriga y el deseo por continuar (algunas veces más bien por terminar) en el que sólo sobran algunas excusas para alargar el número de páginas totales (bastante forzada la relación infantil de Grey con el malo). El relato va de más a menos en lo del sexo y de menos a más en lo de novela romántica cinematográfica.

Junto a esta narración en clave cinematográfica os propongo dos acercamientos diferentes que creo que son la gran virtud de la novela y que pueden aportar un elemento extra a su lectura.

Os propongo leer el texto en un ipad para poder acompañarlo musicalmente por el ipod de la autora. Yo he ido escuchando las piezas musicales mencionadas en el texto mientras lo leía y reconozco que gana mucho con ese acompañamiento. La combinación ecléctica entre lo moderno y lo clásico  nos asienta mucho mejor al personaje de Grey, más fácil de definir desde esta perspectiva que desde la de sus sombras. Es una delicia escuchar a Mozart, Tallis, Fauré, Delibes, Chopin, Pachelbel, Marcello, junto a The Police, Van Morrison, Roberta Flack, Eva Cassidy, Nina Simone, Beyoncé, José González, Coldplay, Enigma, Aretha Franklin, Kings of Leon, Frank Sinatra, Britney Spears o Snow Patrol. Sólo por ir acompañando el texto con estas delicias musicales merece la pena su lectura.

Para seguirlo podéis visitar la página de la autora: http://www.eljamesauthor.com/gallery/soundtracks/

La otra opción es mucho más cercana al contenido del texto y precisa de la complicidad de un acompañante: se trata de realizar un seguimiento práctico de las diferentes actividades descritas en el relato. Para realizar este seguimiento es aconsejable definir el nivel de actividad personal para partir hacia un camino más o menos oscuro que nos aporte una lectura alejada de la pasividad del sillón. Se aconseja la lectura en ipad, mucho tiempo libre y una cama amplia. Se trata de una lectura en pareja intercalando los momentos literarios con las prácticas sexuales descritas acompañadas, esto ya es de nota, con las referencias musicales que nos presenta la autora.

Existe una tercera posibilidad que sería la travesía por el lujo absoluto, los viajes, helicópteros, aviones privados, yates, vinos, comidas, joyas y demás. Reconozco que es algo más difícil de realizar y creo para la gran mayoría de lectores nos tendremos que conformar con su lectura o su versión cinematográfica mucho más cercana a nuestros bolsillos.

En definitiva, un relato aceptable, sin demasiadas pretensiones en el que los caminos paralelos por el placer del sexo y de la música pueden hacernos mucho más interesante el tránsito por sus palabras. Ideal para mujeres que viven en la rutina de una relación tópica y que buscan reactivarla con una guía de uso fácil a la manera de “hágalo usted misma”, con compañía, claro. Absténganse las conformistas y las que se complacen con el “vuelta y vuelta” pero también absténganse las que crean que aquí van a encontrar la piedra filosofal del sexo duro, todo depende del nivel de práctica sexual de las lectoras y de sus expectativas.

La competencia informacional en el aula


Surge esta reflexión a partir de la atenta lectura del artículo de “La competencia informaciona en la enseñanza obligatoria a partir de la articulación de un modelo específico” de Anna Blasco Olivares, Gloria Durban Roca, en la Revista Española de Documentación Científica nº monográfico, 100-135, 2012 que podéis encontrar pinchando aquí.

Hace ya algún tiempo que sigo el trabajo de los compañeros en Cataluña sobre el tema de competencia informacional porque creo que aportan un planteamiento muy interesante y útil. El artículo realiza una tarea estupenda delimitando y definiendo el concepto de competencia informacional frente al resto de competencias y en conexión con la competencia digital, con la que suele llegar a confundirse.

Es cierto que la definición que establece la ley en este término resulta ambiguo puesto que en ocasiones suele confundirse con su aspecto púramente digital, mientras que otras veces hace referencia a un concepto mucho más general sobre lo que supone la necesidad de localizar la información, procesarla y reproducirla posteriormente como proceso fundamental que los alumnos deben realizar para desarrollar su aprendizaje.

El artículo incide mucho en el aspecto transversal al que debemos prestar atención si verdaderamente queremos trabajar esta competencia en nuestra labor docente: no se trata de algo que podamos realizar de una manera aislada sino que requiere la colaboración de todo el equipo docente. Es en ese punto en el que cobra un papel primordial la biblioteca escolar como depositaria de materiales, poseedora de mecanismos de acceso a la información y generadora de proyectos integrados que impliquen a todo un centro educativo.

Va situando el artículo el papel que la competencia informacional tiene junto al resto de competencias en su función de competencia comunicativa, metodológica, personal y las que permiten convivir y habitar el mundo. Todo esto queda, por supuesto inserto en un concepto de información que va mucho más allá de lo puramente digital puesto que engloba todo tipo de comunicación (verbal, no verbal, escrita, oral…) que debe ser trabajada sin menospreciar la importancia de la comunicación digital, muy cercana a los alumnos que viven como auténticos nativos digitales.

El artículo incluye un plan de trabajo que posibilite a los profesores una reflexión sobre su práctica docente hasta llevarle a un cambio sustancial en el modo de trabajar que implique subordinar los contenidos a la consecución de las competencias, lo que no quiere decir que nos olvidemos de ellos. Para lograrlo propone un modelo de trabajo que puede suponer una base sobre lo que arrancar para aquellos que están menos familiarizados con estos contenidos.

El trabajo por competencias es un modelo impuesto desde la administración pero que no ha tenido en cuenta el grado de conocimientos que sobre la materia tiene una gran mayoría de docentes. Son muchas las programaciones que ya incluyen este modelo sin que en realidad esté suponiendo un cambio significativo en el modo de trabajar en el aula con los alumnos.

Cuando hace ya algunos años los profesores comenzamos a usar conceptos como objetivos, criterios de evaluación y calificación o grado de consecución de objetivos ya pasó algo similar a lo que está ocurriendo hoy en día puesto que la incorporación fue teórica pero debieron pasar muchos cursos antes de que se produjera un verdadero cambio en el modo en que muchos docentes fuimos cambiando nuestro modo de dar clase (otros ni siquiera han llegado a ese primer cambio aún).

Lo cierto es que si la administración quiere que se produzca un cambio verdadero en el sistema de enseñanza que repercuta de forma positiva en el aprendizaje de nuestros alumnos deberá realizar una fuerte inversión en los centros escolares públicos tanto de primaria como de secundaria dotando de medios suficientes y desarrollando auténticos planes de formación que resulten atractivos a los profesores por la calidad de los contenidos y la aplicabilidad directa en el aula.

Y todo eso deberá ir apoyado por materiales de trabajo que hagan fácil la aplicación de estos modelos en el aula. No podemos pretender que un profesor atienda a treinta alumnos en el aula en su diversidad, se forme a la última en cuestiones de competencias básicas, conozca los principales instrumentos digitales y no digitales (tanto programas como dispositivos) y encima que elabore sus propios materiales novedosos y publique en un blog su práctica para que el resto de la comunidad educativa la conozca. Y todo esto en los tiempos que corren de recortes en presupuestos y en sueldos y en aumento de horas de clase.

Resulta imprescindible ante este panorama el papel de la biblioteca escolar y la administración debería comenzar por realizar un verdadero plan de acción que lleve a los responsables de estas bibliotecas a estar suficientemente preparados en todo lo referente a fomento de la lectura, formación de usuarios y trabajo en las competencias. Sólo con una biblioteca que actúe como coordinadora de este tipo de proyectos y que disponga de los materiales e instrumentos necesarios podremos comenzar a realizar ese cambio que tanto necesita nuestro sistema. Si esto no ocurre así pensaremos que la administración sólo quiere, como casi siempre, aumentar el número de aprobados nivelando por abajo sin tener en cuenta la calidad de la enseñanza que los centros deben impartir.

En definitiva, la competencia informacional no es sólo competencia digital sino que incluye todo tipo de comunicación. La competencia informacional se complementa con otras competencias hasta llegar a fomentar la de aprender a aprender. Pero no podemos simplificar esta competencia como una utilización de herramientas TIC. El trabajo por competencias sólo es posible si trabajamos desde el concepto de desarrollo de proyectos transversales que use los conocimientos como modo de logar los objetivos marcados por nuestras competencias. Debemos diseñar modelos progresivos en el grado de autonomía del alumno que le permitan, tanto desde lo individual o el trabajo en grupo, localizar la información, manejarla y transmitirla de modo de incida en el propio pensamiento del alumno para que él mismo sea capaz de generar sus propias ideas a partir de lo desarrollado para poder así completar el proceso de aprendizaje.

Os dejo una presentación que es la estructuración de la competencia informacional según capacidades, habilidades, destrezas e indicadores de destrezas por el modelo de 3 fases que nos presenta el artículo citado. formacional. Modelo 3-3-3 on Prezi