El blog de TotemGuard


Os presento un blog que me parece muy interesante para los profesores que estamos interesados en los recursos TIC. TotemGuard es una empresa dedicada a la aplicación de recursos TIC en el aula y lleva un blog con gran cantidad de contenidos y guías de todo tipo para el uso de diferentes herramientas y de dispositivos a los que podemos sacar un gran rendimiento en el aula.

Para acceder pincha aquí o sobre la imagen.

 

El papel de la administración en el desarrollo de las bibliotecas escolares


Surge este post después de la lectura de la entrada del Plan de lectura y bibliotecas escolares en red de Albacete, sobre la situación de presente y futuro en esa comunidad.

Mi contacto con bastantes bibliotecas escolares de Murcia y de Andalucía (sobre todo Almería) me lleva a considerar que la situación que se describe para Castilla-La Mancha no es muy diferente de la del resto de España. Dos son los problemas que, a mi modo de ver, nos mantienen en esa situación y sobre los que escribo aquí.

Somos conscientes de la importancia de las bibliotecas escolares y el papel que deben jugar en la dinamización en la escuela para crear un nuevo modo de enseñar. Son muchos los autores que hablan de esa evolución desde la biblioteca tradicional como centro de lectura y depósito de información hasta la nueva biblioteca 2.0 integrada en el proceso de enseñanza-aprendizaje como verdadero centro intregrado de recursos (BECREA). Ese concepto educativo es el que da verdadero valor al concepto de escolar en la biblioteca y lo que la diferencia del resto de bibliotecas públicas a disposición de todos.

Si lo tenemos tan claro y sabemos de la mejora que supondría en nuestros centros educativos una biblioteca escolar así ¿Por qué nuestras bibliotecas escolares siguen sin alcanzar esa evolución?

Para mí el problema se centra en el papel que juega en todo esto la administración pública, tanto el estado como las comunidades autónomas. Sin un estado capaz de realizar un plan general de bibliotecas con las que coordinar el trabajo de todas las comunidades autónomas y en el que se aprovechen los avances parciales que se producen en unas comunidades para extenderlo a las demás, no lograremos que las bibliotecas escolares acaben siendo lo que deberían. Mientras en España las competencias educativas sigan dependiendo exclusivamente de las CCAA cada una seguirá dando palos de ciego repitiendo errores. Esto no quiere decir que no sea positiva la descentralización de la gestión educativa, lo que impide su eficiencia es el que no exista un estado capaz de establecer unos mínimos comunes en planes que afectan a todos los ciudadanos, independientemente del territorio en el que vivan y que garanticen unos mismos derechos y servicios para todos.

Sólo un país con un concepto de estado capaz de establecer unos mínimos comunes para todos será capaz de generar un plan de desarrollo de las bibliotecas escolares que les permita llegar a ser lo que aquello que nuestros centros educativos necesitan. En España seguimos pensando que son los territorios los que tienen derechos en lugar de los ciudadanos. Y esto sería extensible hasta hacerlo desde una política europea.

Pero aunque este problema lo solucionáramos aún nos quedaría por resolver el más importante. Por mucho que tengamos una administración capaz de coordinar un plan nacional de bibliotecas, sin una inversión en recursos materiales y humanos verdaderamente importante y eficiente no lograremos nada.

Invertir en educación es invertir en futuro, mucho más en momentos de crisis como el actual. De todas las inversiones la más rentable, sin duda alguna, es aquella que permita hacer las bibliotecas escolares auténticas gestoras de los recursos educativos de un centro escolar.

Un plan de bibliotecas escolares deberá dotar a los equipos de bibliotecas de presupuesto para actualizar sus fondos y modernizar sus medios digitales (ordenadores, wifi, soportes de libros digitales, etc), pero deberá, sobre todo, disponer de equipos de profesores capaces de dinamizar la biblioteca, generar recursos educativos y fomentar la lectura. Para conseguir que el profesorado aproveche al máximo las potencialidades de nuestras bibliotecas es imprescindible invertir en formación. No podemos seguir pidiendo a los docentes que den sus clases, corrijan sus exámenes, preparen sus materiales y, a la vez, dedique parte de su tiempo y su dinero en auto-formarse sin ningún tipo de incentivo ni económico ni profesional.

No podemos pretender que las bibliotecas escolares avancen sin profesores que tengan suficiente horario lectivo para dedicar a la organización de la biblioteca, a la creación de recursos educativos y  atención al resto de la comunidad educativa. Las bibliotecas escolares necesitan equipos docentes con dedicación plena a su labor para que ofrezcan recursos al resto de la comunidad educativa.

Hasta ahora el desarrollo de las bibliotecas escolares se ha producido gracias a un puñado de profesionales que hemos dedicado un enorme esfuerzo extra a formarnos, convencernos y convencer a nuestros compañeros de la necesidad de este cambio. Es ya la hora de que sea la administración la que tome el relevo creando planes de formación y generando recursos que extiendan a todo el profesorado la labor del nuevo profesor.

Los profesores nos enfrentamos al reto de educar ciudadanos que utilizan la tecnología de modo natural. Tenemos que ser capaces de motivarlos en un entorno educativo muy poco atractivo a priori para ellos y todo eso desde la diversidad. El papel dinamizador y orientador del docente ante este nuevo alumno sólo será posible si contamos con recursos educativos y medios. En este punto es en el que las bibliotecas escolares pueden ofrecer una gran ayuda. Los que apuesten por este modelo educativo acabarán triunfando, los que pierdan este carro están abocados al fracaso.

Nuestro gran reto es el de enseñarles para que puedan solucionar problemas que todavía no se han creado. Tenemos que hacerlos capaces de modelar su propio proceso de aprendizaje y mejorar su capacidad de organizar y utilizar una información muy variada en contenidos y en fuentes.

Moodle como herramienta de evaluar competencias.


Dos son los problemas con los que los profesores solemos encontrarnos en el proceso de evaluación: diseñar actividades que permitan valorar capacidades adquiridas, además de la simple constatación de asimilación de contenidos y, por otra parte, que esas herramientas sean objetivas y medibles.

Está claro que el concepto tradicional de evaluar contenidos mediante un cuestionario del tipo que sea o por la elaboración de un texto en el que aparezcan reflejado lo que se trabaja no tiene sentido en el concepto de escuela 2.0 en el que estamos inmersos. Esto no quiere decir que no sea importante que los alumnos memoricen parte de los contenidos fundamentales, sobre todo aquellos que hacen referencia a principios y que agilizan nuestra capacidad mental. Lo que defiendo es que esa debe ser sólo una parte de la evaluación y debe estar perfectamente integrada en la comprobación de que los alumnos aprenden también a manejar correctamente los instrumentos que se ponen a su alcance para obtener esos conocimientos.

El profesor como fuente única de conocimiento junto al libro de texto hoy en día queda superado por un mundo en el que lo que sobra es información y en el que lo verdaderamente importante es saber encontrarla, manipularla y transmitirla.

En el diseño de nuestra evaluación hemos de tener en cuenta el grado de competencia informacional adquirido por el alumno y la manera de aprender entendido como finalidad y no como mero instrumento. Ambos pilares, junto a los contenidos en sí, deben ser las tres patas de la mesa que impidan que cojee nuestro proceso de evaluación.

Moodle es un instrumento que nos propone diferentes modos de evaluación y que, completado con wikis, portafolios digitales y aporte de contenidos en un blog pueden darnos una variedad mucho mayor y atender de una forma individualizada a los intereses y capacidades de cada uno de nuestros alumnos.

Para una documentación teórica sobre el proceso os dejo abajo algunos enlaces que pueden resultar interesantes. Yo me voy a dedicar, en esta entrada, a las cuestiones prácticas.

La base de todo está en que conectemos los criterios de evaluación con las competencias: se trata de diseñar actividades en las que los alumnos tengan que enfrentarse a problemas diversos y complejos utilizando los diversos instrumentos que se ponen a su disposición. Moodle ofrece tanto la variedad de instrumentos necesaria como un sistema capaz de monitorizar todo lo que el alumno hace y cómo.

El proceso puede comenzar proponiendo a los alumnos un tema, unos enlaces principales a páginas que aporten los contenidos básicos que vamos a trabajar y unos instrumentos con los que elaborar el resultado. Yo suelo utilizar las wikis para esa labor de recopilación de información ya que permite saber qué aporta cada alumno al proceso al mismo tiempo que les permite a ellos trabajar de modo colaborativo autoevaluando su trabajo en comparación al que realizan sus compañeros. Para elaborar los contenidos los alumnos pueden usar openoffice y gimp. Aunque también pueden usar las herramientas de google. Podemos utilizar en moodle una base de datos con enlaces interesantes que vayan encontrando para su posterior valoración.

Estos contenidos que aportan y elaboran los propios alumnos serán la base de un cuestionario posterior en el que evaluarlos. Suelo preparar un cuestionario previo en el que estén incorporados todos los contenidos básicos de la unidad para que ellos lo trabajen al inicio y sirva de pre-evaluación. Cuando completan este proceso vuelvo a poner el cuestionario abierto para que ellos puedan repetirlo todas las veces que quieran y para que les sirva de guía de búsqueda de los contenidos fundamentales que pretendemos que el alumno trabaje.

El alumno comienza a recopilar la información mediante un proyecto que puede elaborarse a través de una webquest. Un cuestionario final que incluya el primero así como los contenidos aportados en todo el proceso por los propios alumnos puede servir para completar todo el trabajo y valorar la evolución en la resolución de la tarea desde el principio hasta el final. El trabajo elaborado puede incluir la preparación de un blog en el que ir subiendo todo el material elaborado y completarlo con un álbum de imágenes en flickr, youtube o algún otro similar.

La comunicación entre alumnos y con el profesor se realizará preferentemente en los propios foros del curso de moodle aunque también podemos incluir twitter. En este último caso es una buena opción insertarlo en nuestro blog para que los alumnos puedan leer todas las interacciones tras la creación de un hashtag.

A los alumnos se les puede pedir que suban parte del trabajo a moodle con una tarea de subida de archivos simple o avanzada, pueden trabajar también  con google sites como portafolios digital.

Para la evaluación de todos estos instrumentos yo suelo usar la opción satisfactorio/no satisfactorio/supera lo esperado y podemos incluir actividades offline en las que podemos valorar la participación, la asistencia, la predisposición, la calidad de la presentación y todos los elementos que consideremos que aportan valor a nuestra evaluación.

La ventaja que presenta moodle es que junto a esa valoración numérica o cualitativa podemos añadir todos los comentarios aclaratorios que se consideren precisos sobre los criterios que hemos usado para llegar a esa valoración de un aspecto concreto. Las tablas de calificaciones globales y la visualización de la actividad de cada alumno nos facilita la tarea de la evaluación global.

También podemos agregar la creación de una línea de comentarios en el foro para que los alumnos realicen la autoevaluación y, sobre todo, la co-evaluación. Yo también suelo elaborar alguna pequeña encuesta sobre todo el proceso y sobre la evaluación de la actividad en sí. Todo esto es también fácilmente evaluable en moodle.

El resultado final será el que podamos disponer de una gran cantidad de instrumentos que se adapten perfectamente a los criterios que hemos diseñado, enlazados con las competencias básicas y que también atiendan a la diversidad de los alumnos.

www.lascompetenciasbasicas.es

Las competencias básicas en la ESO

Educar en competencias. Centro de profesores de Córdoba

Ejemplos de tareas para evaluar competencias

Para verlo pincha aquí o sobre la imagen

La web semántica o web 3.0


Leyendo el blog de Luis Urdampilleta traigo a este espacio una breve reflexión sobre los siguientes pasos a los que nos dirigimos en esto del mundo de la comunicación absoluta.

Mientras muchos estamos todavía familiarizando con lo que representa la web 2.0 con el manejo de redes sociales y la interacción de personas y materiales, mientras la mayoría sigue usando la red como 1.0, es decir, internet como simple escaparate en el que hay cosas colgadas para leer…, mientras todo eso pasa nos adentramos sin pausa en la web 3.0 o web semántica.

Para los no iniciados diremos que la web 1.0 representa internet en estado puro, el sencillo, el que ya utilizamos todos y consiste en que  un montón de espacios con información al que somos capaces de tener acceso o en el que los más avezados se atreven incluso a generar contenidos. La web 1.0 se caracteriza por ser de lectura y, como mucho, de escritura. Se trata de la colocación de contenidos para su lectura y utilización pero el lector no puede interactuar con la información. El ejemplo de este modelo son las páginas web que pueblan la red.

En el paso a la web 2.0 nos introducimos en esa intereacción entre el usuario y la información. Ya no es suficiente con buscarla sino que también somos capaces de “conversar” con ella. La información no es algo fijo y estático que está colocado en un servidor sino que nosotros podemos aportar cosas, añadir información que complemente y enriquezca lo que estamos viendo. El mundo 2.0 es el de twitter, el de los blogs o facebook. Se inicia con la aparición de los foros en los que se pasa del simple intercambio de información para la resolución de problemas a una verdadera comunicación on-line. Es el mundo de los podcast, de las wikis y su gran referente, la wikipedia en el que la información se genera de manera social.

La aparición de la web 2.0 está propiciada con la utilización de tabletas y smartphones mediante la universalización de la wifi y el 3G. El poder disponer de conexión desde cualquier lugar y con cualquier aparato nos hace estar conectados todo el tiempo y poder acceder a la información y la comunicación con todos de un modo inmediato.

Pero la gran virtud de este proceso supone también su gran problema. Tener acceso a la información de una forma tan cómoda y sencilla ha supuesto una sobreexposición a dicha información. El estar disponible un mayor número de contenidos no significa que estemos más informados. Vivimos en la sociedad con mayor acceso a la información pero no estamos en la sociedad más informada.

El acceso a la información no garantiza, per se, un mejor conocimiento. Esta es la base de la competencia informacional y supone algo imprescindible para los docentes que tratamos de educar a nuestros alumnos en lo que supone la localización, el procesamiento y la utilización de esa información en la resolución de sus problemas académicos, lo que les supondrá ser capaces después de enfrentarse a todo lo demás.

Ante esta dificultad la web sigue adelante y sube el siguiente escalón: la web 3.0 o web semántica. Se trata de añadir a la información metadatos que pongan en valor la propia información y los hagan pertinentes. Esos metadatos son información sobre la información y lo que hacen es que la red piense en humano por nosotros.

Ya no nos importa dónde está localizada la información física o virtualmente ni desde qué dispositivo accedamos a ella. Se trata de generar buscadores inteligentes que localicen la información precisa que buscamos y que integre no sólo la misma información sino también quién la buscó, cuando, en qué términos, si fue compartida en las redes, etc.

Se trata de una web semántica porque integra mayor cantidad de contenidos y mucho más complejos. Para poder gestionar todo esto las empresas comienzan a utilizar buscadores que son capaces de moverse con soltura en la web 1.0 tanto como en la 2.0 para incorporar a la información el uso que le han dado los que se han servido de ella. Hace una web más fácil y útil, más cercana al pensamiento humano real en el que seguimos el rastro de la información y de su uso para cuando otro usuario necesite utilizarla.

No debe cundir el desánimo ni tampoco debemos obsesionarnos por ir “al día” en toda esta sinfonía de apariencia desafinada. La web debe ir adaptándose a nosotros y aportando recursos de software que nos faciliten el trabajo sin necesidad de invertir demasiado tiempo en aprender cosas nuevas. También es importante tener en cuenta que muchos recursos de los que vamos aprendiendo e incorporando a nuestro trabajo siguen siendo útiles y lo seguirán siendo por mucho que la red avance más allá de lo que nosotros podemos ver. Pensemos que hace unos años éramos muchos los que despreciábamos un ordenador, nos reíamos de quien se compraba un portátil o nos confesábamos como militantes de la religión anti-móvil cuando hoy nos parecen instrumentos tan cotidianos como la batidora o la vitrocerámica.

La generalización de estos buscadores facilitará enormemente nuestra labor docente pero debemos seguir esforzándonos por adaptarnos a lo que se nos viene encima cada día. Nuestro trabajo de asimilación de lo nuevo no puede detenerse por mucho vértigo que nos provoque porque nos enfrentamos como inmigrantes digitales a este reto frente a nuestros alumnos que son nativos digitales, nacieron en un mundo así.

 

Evaluando mejor con los cuestionarios moodle


Uno de los descubrimientos más interesantes en el uso de las TIC en mi experiencia docente de los últimos tiempos han sido los cuestionarios de moodle. Después de mucho tiempo buscando un recurso que me permitiera evaluar a los alumnos de una forma completa, rápida y divertida llegué hasta esta herramienta a la que poco a poco he ido siendo capaz de sacar todo el partido que necesitaba para mis clases.

Al principio intenté realizar todo ese tipo de cuestionarios con hot potatoes y lograba bastante variedad en el tipo de preguntas que podía formular. El problema que presenta es su complejidad a la hora de colgar la actividad y, sobre todo, la falta de control sobre el propio proceso de elaboración de los cuestionarios para evaluación. Está claro que hot potatoes es más un recurso para realizar actividades y prácticas que para evaluar a los alumnos.

La ventaja que presenta moodle es que ofrece un entorno controlable en todo momento por el profesor, los alumnos entran en sus cuentas y desde ese momento queda registrada toda la actividad que realizan. La configuración del cuestionario ofrece posibilidades múltiples como  repetirlo cuantas veces se quiera, mantenerlo oculto hasta el momento previsto o poner un tiempo determinado para su realización en tiempo de clase. Pueden añadirse todo tipo de comentarios para facilitar y aclarar cuestiones previas.

Los cuestionarios también dan la posibilidad de establecer diferentes sistemas de evaluación puesto que los alumnos pueden realizarlos en su casa tranquilamente y consultando todo el material que consideren conveniente, lo que les sirve para reforzar los contenidos trabajados.

Ofrece a los alumnos la posibilidad de conocer los resultados de manera inmediata y poder repasarlos en cualquier momento posterior para conocer los errores que han cometido. Esto supone también una ventaja para el profesor al facilitarle mucho su labor de corrección que queda sólo limitada a aquellas cuestiones en las que los alumnos tienen que elaborar la respuesta.

Moodle propone distintos tipos de preguntas. El asistente para configurarlas es muy sencillo e intuitivo y ofrece un editor de texto simple pero suficiente para incluir cuadros, imágenes, tipos de letra, etc. Podemos elaborar todas estas preguntas dando una puntuación según nuestra valoración de los contenidos e incluir penalizaciones en las respuestas incorrectas.

El problema mayor que tienen estas preguntas es que sólo se puede realizar una cada vez: si pretendemos hacer una serie de verdadero/falso tendremos que crear una para cada frase. Esto queda solucionado con las preguntas cloze, auténtico cajón de sastre que, una vez dominamos su sencilla sintaxis de elaboración, permite crear preguntas complejas y variadas.

Con las preguntas cloze podemos realizar varias cuestiones al mismo tiempo de carácter numérico, rellenando huecos o seleccionando opciones. La sintaxis de la pregunta presenta una ponderación, la selección del tipo de pregunta (SHORTANSWER, MULTICHOICE), cualquier tipo de texto visible y el hueco para respuesta o un desplegable con diferentes opciones. Para la elaboración de estas preguntas puedes también usar desplegado el editor a pantalla completa sólo con pichar sobre el icono desplegar:

Otra gran ventaja es que estos cuestionarios se pueden visualizar perfectamente con ipad y cualquier tipo de dispositivos móviles, con una vista agradable y simple. Los alumnos podrían realizar los cuestionarios desde sus smartphones o tabletas apple o android.

Una ejemplo de elaboración de preguntas sería esto:

Y el resultado visual sería este:

Los alumnos ven el resultado de esta forma, sus respuestas correctas, las incorrectas, la respuesta correcta que tendrían que haber puesto y el resultado parcial de la pregunta.

Existen diversos tutoriales para la realización de preguntas. Una buena cosa es tener claro previamente el cuestionario, las preguntas y el modo en que realizarlas porque luego plasmarlas es muy sencillo escogiendo entre las distintas opciones.

Los alumnos suelen valorar de forma positiva la forma de trabajar las actividades. La inclusión de imágenes y textos facilita su realización y se les hace mucho más ameno. También consideran muy positivo el poder conocer el resultado inmediatamente y poder revisar sus errores.

Normalmente yo suelo hacer un cuestionario previo con los alumnos para que puedan realizarlo todas las veces que quieran y para que puedan estudiar los contenidos, los conceptos y el tipo de preguntas que se les pondrán en el cuestionario-exámen. La realización de este examen se hace en clase de forma individual, sin material de apoyo y sólo pueden enviarlo una vez. Cuando terminan el cuestionario vuelvo a colocarles el mismo repetido para que puedan volver a hacerlo resolviendo las dudas que se plantearon. Este cuestionario les sirve de repaso y para asentar los contenidos trabajados en la unidad.

Frente al sistema tradicional de examen-nota este sistema ofrece una evaluación de competencias en las que se valoran ortografía, contenidos, manejo de recursos o trabajo en equipo. Moodle permite realizar evaluaciones off-line en las que podemos valorar su actitud o su esfuerzo con observaciones en el aula. La recopilación de información es muy sencilla sólo con crear un informe de actividad de cada alumno ya que aparece una tabla con todos sus resultados para cada tarea. También pueden subir sus trabajos a moodle para su evaluación como archivos directamente o con la elaboración de un portafolios digital en google sites.

Por último decir que suelo complementar la realización de estas actividades con la propuesta de una wiki sobre los contenidos que se estén trabajando. Esas wikis las evalúo como trabajo de grupo y además les sirven como apuntes a sobre los que yo baso posteriormente los cuestionarios de control sobre asimilación de contenidos.

La utilización de cuestionarios para evalución es sólo una de las posibles utilidades de esta herramienta. Otro de los aspectos interesantes que ofrece es el de elaborar encuestas sobre cualquier aspecto dentro del aula, controles de lectura, o valoración sobre cualquier tema del que queramos conocer la opinión de nuestros alumnos.