Leer en un ipad


Durante años fui un lector empedernido, llegando en ocasiones a la categoría de compulsivo. Es una afición que me viene de la infancia y que me hizo recorrer las más variopintas historias en los más diversos lugares y situaciones.

Mis lecturas de juventud pasaron desde las aventuras de piratas, Tom Sawyer o Julio Verne hasta los libros de componente político y social. Pasada la adolescencia entré en el consumo de los clásicos de la literatura simultáneamente a la lectura de novedades editoriales y otras no tanto. Fueron años de pasión con Bomarzo o Cien años de soledad, de disfrutar con Isabel Allende, Almudena Grandes o Saramago.

Pero también es cierto que a medida que iban pasando los años dos cosas comenzaron a suceder: tenía mucho menos tiempo libre ya que una buena parte lo ocupaba en los ordenadores y también cada vez me resultaba más difícil encontrar relatos que supusieran algo más que una simple historia más o menos entretenida y con un final más o menos previsible.

El resultado fue un abandono paulatino de la lectura hasta pensar que ese divorcio se convertiría en algo definitivo. En estos últimos años la lectura de ficción ha sido sustituida por el aprendizaje de los diversos sistemas informáticos que han ido apareciendo, alguna que otra revista como National Geographic y Geo (a los que me mantengo suscrito) y la cada vez más asidua lectura de páginas web con todo tipo de información.

Pero este fin de semana tomé la decisión que llevaba tiempo rumiando: usar el ibooks del ipad. La opción elegida fue, no podía ser de otro modo, la biografía de Steve Jobs. Ayer me lancé y la compré: a los cinco minutos estaba leyendo sin deteniminento detalles sobre el origen de este singular personaje que tanto nos ha cambiado la vida a millones de personas de todo el mundo. Fue una vuelta al pasado pero con tecnología de última generación: mis auriculares monster aislándome del ruido exterior con la sexta sinfonía de Bruckner por Sergiu Celibidache y pasando páginas en el ipad hasta las tantas de la madrugada. Era una sensación agradable y similar a la que durante muchos años sentía en circunstancias parecidas.

Resulta muy cómodo el poco peso del ipad, no tener que doblar la hoja para señalar el lugar porque es suficiente con colocar una señal. Es muy útil poder subrayar o poner notas en el texto. Buscar en el diccionario las palabras que necesito consultar y un innumerable cúmulo de detalles que nos aporta esta nueva forma de hacer algo que siempre habíamos hecho.

Estoy convencido de que este paso va a suponer retomar mi afición a leer aunque los hábitos sean otros. Mis gustos de lectura han ido cambiando pero la facilidad con la que accedes a la tienda a comprarlos y la comodidad con la que los almacenas y los retomas cuando quieras supone un avance muy importante. No espero retomar mi afición por la lectura hasta los niveles que un día tuve, hoy en día hay demasiadas cosas en el mundo que me interesan como para centrarme sólo en una de ellas, pero de lo que sí estoy seguro es de que el libro volverá a ocupar una parte importante en mi tiempo de formación y de ocio, aunque sea en formato digital.

Yo no soy un romántico de los libros y he perdido esa veneración cuasi enfermiza de los bibliófilos por el texto “en papel”. El futuro está aquí mismo y leeré mis libros en los nuevos formatos aunque rodeado de las estanterías de mi biblioteca llenas de los viejos volúmenes que en otro tiempo llenaron mi casa y mi imaginación. Pasaré páginas digitales entre el aislamiento acústico de los cientos de libros que se acumulan en las estanterías de mi biblioteca y en las que hay un pequeño hueco reservado para colocar también los miles de libros digitales que caben en un ipad.

Biblioabrazo


Hoy me complace mucho presentaros el trabajo de una compañera de Cáceres: Ana Nebreda Domínguez. Un brillante material en el que podéis encontrar mucha información y enlaces a multitud de recursos.

La página de Biblioabrazo os ofrece los documentos de organización de una biblioteca escolar en una estupenda presentación y disponibles para sacar un montón de ideas para llevar a la práctica en nuestros centros. En esta página encontraréis también muchas actividades, guías de lectura, etc. El un placer navegar por su espacio y disfrutar de una presentación además estupenda y muy bien trabajada.

Para completar el trabajo de la página web ofrece también un blog de lectura que no tiene desperdicio. Desde aquí me gustaría dar mi enhorabuena al trabajo de los compañeros de Extremadura y ofrecer nuestra colaboración para trabajar todos en la misma línea de fomento de nuestras bibliotecas escolares.

Biblioteca Escolar CREA


Hoy os presento un material muy interesante que publicó la Junta de Andalucía sobre el tema de bibliotecas escolares. Merece la pena hacer un estudio detallado de los dos documentos porque nos aportarán muchas ideas sobre cómo organizar nuestro proyecto educativo integrando la  biblioteca como un centro de recursos.

Se trata de considerar la biblioteca escolar como algo más que un simple lugar en el que se almacenan libros y se tienen más o menos organizados. Este trabajo nos muestra una biblioteca escolar integrada en el proyecto educativo de centro en el que ocupa un papel principal como elemento fundamental en el desarrollo de diversas competencias básicas del alumno.

La organización de espacios, la selección de documentación, el expurgo, etc son procesos definidos en estas páginas. Junto a todos estos aspectos debemos completar nuestro proyecto con cuestiones como la formación de usuarios, la ALFIN, la coordinación de actividades y, como no, el fomento de la lectura. Se trata de que la biblioteca escolar se convierta en el eje coordinador de todos esos elementos trabados de forma coordinada por todo el equipo docente de un centro.

Plan de trabajo y autoevaluación de la biblioteca escolar.

 

Organización y funcionamiento de la biblioteca escolar. Tareas básicas

Biblioteca Escolar: un espacio de ocio


Hace algunos años tuve una seria discusión con el equipo directivo de mi centro sobre la necesidad de una biblioteca escolar de invertir recursos en crear un entorno agradable y cómodo para la lectura. Esa discusión me costó tener que renunciar a seguir con el proyecto pero me llevó a documentarme más sobre la necesidad de hacer nuestra biblioteca un espacio diferente y atractivo.
Suele cometerse el error de orientar la biblioteca de un centro educativo sólo a la cuestión de la lectura, olvidando la faceta de información y de formación. La biblioteca escolar debe ser concebida como un espacio físico y virtual en el que se coordinan la búsqueda y manejo de recursos informativos para todas las áreas y disciplinas que se imparten en el centro.
Otra de las funciones necesarias en una biblioteca escolar es la formación de usuarios. Nuestras bibliotecas deben estar normalizadas para facilitar el acceso de los usuarios al OPAC y posterior localización de los documentos. Esto les permitirá adquirir la habilidad de utilizar cualquier biblioteca del mundo en cualquier contexto y para ellos debemos enseñarles la utilidad de la C.D.U.

Pero los responsables de bibliotecas escolares debemos tener muy claro que atender a estas cuestiones no debe restar energías a fomentar la lectura como alternativa de ocio y disfrute. Es en este punto en el que se hace muy importante dotar a la biblioteca escolar de fondos documentales que sean atractivos a nuestros lectores por la calidad y la variedad de temáticas y formatos.

Cada vez es más frecuente encontrar en nuestras bibliotecas escolares, además de las novedades editoriales de turno, una sección importante de Cómic, un apartado de revistas de diversa temática y prensa diaria de información y deportiva. Mi experiencia como responsable me dice que este tipo de material suele atraer a los usuarios primero a la biblioteca como espacio físico, y después a los contenidos más “formales” que disponemos.

Tan importante como cuidar los fondos debe ser cuidar el entorno físico. Una biblioteca bien acondicionada climáticamente, decorada de una forma atractiva y dotada de un mobibliario versátil y cómodo será un seguro para que nuestros alumnos se acerquen a ella con una mentalidad muy distinta a la que entran en otros espacios educativos de nuestro centro. Debemos disponer de un mobiliario que se diferencie claramente de las típicas sillas y mesas del aula porque eso hará que los alumnos identifique el espacio de la biblioteca con un lugar en el que se van a hacer “otras cosas”.

La solución ideal para los espacios suele ser la de crear distintas zonas de uso de la biblioteca: gestión, lectura, trabajo y de ordenadores. Para separarlas suele ser muy útil la utilización de los estantes con los libros que deben ser abiertos y bajos para facilitar poder hojear los documentos.

Afortunadamente en el mercado existen materiales de calidad a un precio razonable que nos permitirán cambiar nuestro mobiliario por una cantidad económica asumible. Creo que invertir parte de los fondos en este tipo de acciones aporta a la larga beneficios enormes en el uso y disfrute de ese espacio.

En muchas bibliotecas escolares se suelen gastar casi todo el presupuesto en la actualización de fondos. Si esa adquisición no se realiza desde una perspectiva muy práctica puede ocurrir que acabemos llenando nuestras estanterías de materiales muy modernos pero que nuestros lectores no utilizan.

En cualquier caso conviene estudiar bien las posibilidades que nuestro centro ofrece y el presupuesto con el que contamos. Una buena planificación suele ser garantía de éxito pero la improvisación y la falta de consenso pueden dar al traste con un proyecto de biblioteca estupendo.

Poner en marcha una biblioteca escolar


Es frecuente encontrar encontrarnos centros de enseñanza secundaria que tienen interés por poner en marcha la biblioteca escolar de su centro. Muchos tienen abundantes materiales acumulados a lo largo de años, planes educativos y fondos recibidos.

Existen varios problemas que hay que abordar de manera tajante si queremos que nuestro proyecto de trabajo salga adelante. Lo primero es convencer al equipo directivo del centro de que la biblioteca es algo más que un lugar en el que se acumulan libros. Un proyecto de biblioteca debe llevarnos a convertirla en el verdadero centro coordinador y gestor de los recursos didácticos y educativos del centro. La biblioteca debe ser entendida como el centro neurálgico de la actividad didáctica en la que deben comprometerse todos los miembros de nuestra comunidad educativa.

La segunda cuestión a tener en cuenta es la actualización de recursos. La mayor parte de las bibliotecas escolares de secundaria están llenas de libros de literatura, sobre todo de literatura clásica. Estos textos ya no se estudian en los currículos actuales y tampoco suelen interesar a los alumnos. Como mucho, en los últimos años se habrá hecho un esfuerzo por comprar algunas novedades editoriales más o menos al gusto de los jóvenes lectores a los que queremos enganchar. En cualquier caso lo más probable es que la carencia fundamental esté en los documentos informativos: atlas, enciclopedias etc suelen almacenarse después de que el responsable de turno las comprara “de oferta” cuando había dinero, pero nadie se ha encargado de actualizarlas y nos presentan mapas con la URSS o, quién sabe, si aún el hombre no había llegado a la luna.

Cuando abordamos la empresa de organizar una biblioteca escolar debemos comenzar por establecer unos criterios de expurgo que actualicen nuestros recursos. Hemos de tener en cuenta que la parte más importante de nuestra oferta será el dar acceso a los usuarios a la información. El fomento de la lectura, siendo cuestión básica, no puede ser nuestro único objetivo. Debemos diseñar un verdadero plan de ALFIN con el que nuestro centro inicie el camino de la evaluación de capacidades a través de actividades como el trabajo en proyectos educativos.

Para actualizar nuestra biblioteca con fondos documentales existen varios espacios que nos pueden servir de mucha ayuda, en este mismo blog podéis encontrar algunos de esos lugares. Recuerda que debe existir una proporción adecuada entre documentos de información y de literatura de ficción según se aconseja de un 60% de los primeros sobre un 40% de los segundos.

El otro problema con el que nos solemos encontrar en los centros educativos es la “propiedad” de los materiales. Durante años han sido los departamentos didácticos los gestores de recursos y los que los han adquirido de una forma descoordinada y muchas veces atendiendo exclusivamente a los criterios subjetivos del jefe de departamento de turno. Debe quedar muy claro en nuestro proyecto que esa labor de coordinación en la adquisición de documentos la debe realizar la biblioteca escolar. Los documentos pueden estar ubicados en diferentes espacios de nuestro centro pero siempre deben estar catalogados en el OPAC general para que todos los usuarios conozcan de su existencia y tengan acceso a su utilización.

En definitiva, si quieres poner en marcha un proyecto de biblioteca te aconsejo que primero leas y te informes (aquí vas a encontrar muchos recursos), luego hables seriamente con tus compañeros y equipo directivo para que te garanticen que tu trabajo está apoyado por todos y finalmente elabora un plan inicial de actuaciones estableciendo objetivos sencillos a corto, medio y largo plazo. Debes consensuar toda tu actuación si quieres que ese proyecto salga algún día adelante.

Sólo una cosa me queda por decirte: mucho ánimo porque el trabajo merece la pena.

ABCDario de los efectos fantásticos que puede producir una bibilioteca escolar

Un espacio sobre dinamización

Remodelación del espacio para hacerlo interactivo


Hasta ahora este blog había cumplido una función de recopilación de información y puesta a disposición para los compañeros a los que suelo ofrecer mis cursos. Ahora comienza una nueva andadura 2.0 en la que pretendo hacerlo interactivo y conectado con facebook y twitter.

En el lateral aparecen mis cuentas de twitter para así poder debatir sobre cuestiones de educación y nuevas tecnologías aplicadas al aula así como el uso de las bibliotecas escolares como recurso educativo. Os animo a participar y aportar materiales que nos enriquezcan a todos.